Nuevos tiempos, viejas formas

Las elecciones autonómicas y municipales han cambiado el panorama político. Nuevos partidos, más fragmentación en los parlamentos y nuevas formas de entender la cosa pública. En definitiva, un soplo de aire limpio que buena falta nos hacía. Y un toque de atención a todos los poderes (no solo a los políticos): los ciudadanos ya están hartos de que se olviden de ellos y que no se preocupen de lo que de verdad importa (y lo que importa no son los pitidos en la final de la Copa del Rey).

Sin embargo es difícil perder las viejas costumbres y están apareciendo comportamientos, tanto en unos como en otros, que me hacen dudar de las buenas intenciones de nuestros gobernantes. Sigo viendo soberbia, afecto por la vara de mando y afán de protagonismo, cuando lo que los ciudadanos han dicho claramente es que todo eso desaparezca.

Y si no echen un vistazo a la prensa. En Barcelona, Xavier Trias, que en un principio había reconocido su derrota frente a Ada Colau, dio marcha atrás y aseguró que contaba con el apoyo del PP para formar gobierno con PSC y ERC… La cuestión es no perder el poder, aunque para ello haga falta hacer pactos contra natura.

Barcelona-Xavier-Trias-Ada-Colau_ECDIMA20150528_0002_20

Otro ejemplo. Esperanza Aguirre y sus ocurrencias. La última su afirmación de apoyar un gobierno de concentración, en el que estaría incluida Carmena, pero sin que salga adelante la propuesta de los soviets. ¿Soviets en el sigo XXI? Sé que los de Podemos (o Ahora Madrid en este caso) son de izquierdas, pero que yo recuerde no he escuchado esa idea a ninguno de sus líderes. Eso sí, jugar con el miedo y el que viene el coco puede dar buenos resultados, pero ¿de verdad quieren entrar en ese juego con todo lo que está pasando en su partido? A mi ese coco me da más miedo que la suposición, imposible de realizar pero eso es otro debate, de que lleguen los comunistas.

ahoramadrid

Y para que no me tachen de partidista pongo un último ejemplo: Mónica Oltrá y Ximo Puig y su pelea por el sillón de la calle Caballeros. Un tira y afloja para ver si gobierna la lista más votada o la que más tirón ha tenido. Una pelea en la que parecen olvidar que lo que deben hacer es ponerse de acuerdo en el programa de gestión de estos cuatro próximos años y no en el nombre del presidente o presidenta de la Generalitat.

puigoltra

Podéis tacharme de inocente, pero esperaba más elegancia y educación de unos y otros. Aceptar la derrota y la victoria de manera sosegada y reflexiva no haría mal a nadie. Al fin y al cabo, aunque se ha producido un cambio, tanto PP como PSOE siguen siendo con diferencia las listas más votadas y hay que seguir contando con ellos, guste o no. Y los partidos minoritarios, aunque han ganado mucho poder, siguen siendo eso, minoritarios. Que la victoria no se les suba a la cabeza, pues tienen mucho que perder si se equivocan. Y que la derrota no devenga en actitudes revanchistas y de no facilitar la transición, porque a la vuelta de la esquina hay otras elecciones y pueden seguir cayendo en picado.

Gracias por las noticias curiosas

Tengo que dar las gracias a los medios por esas noticias curiosas que publican y que, en muchos casos, te arrancan una sonrisa o te hacen reconciliarte con la idea de que los seres humanos somos inteligentes, como la noticia de la transformación de las míticas cabinas inglesas.

Hay que disfrutar de esos momentos, porque últimamente hay pocos así. Leer un periódico, ver un telediario o escuchar la radio es como si estuvieras sentado en un potro de tortura, sin exagerar… bueno quizá exagero un poco, pero la verdad es que cada día me cuesta más prestar atención a los medios.

periodicos

Me resultan tediosos algunos asuntos, por ejemplo los que marcan la actualidad española en estos momentos: independentismo, Podemos y corrupción… No logro interesarme por ellos y muchas veces no paso de leer el titular. Han conseguido que me de igual si Cataluña consigue hacer el referéndum o no, aunque ya no sé si el objetivo es ese o es demostrar cual de los dos bandos hace más ruido; ya estoy saturada de oír hablar de Podemos, creo que su estrategia de estar en los medios se acabará volviendo en su contra, pero de momento no hay día en el que no aparezcan; y después de tantos casos de corrupción, un tema como el de las tarjetas de Caja Madrid no capta mi atención más que para pensar que no me parece tan raro que lo hicieran.

En cuanto a la actualidad internacional, la elección de los comisarios de la UE es un tema que debería ser de interés general, pero que no interesa a nadie; las protestas de Hong Kong son importantes, pero después de ver como se han desinflado en otros países ya me he desencantado; y con el resto de noticias me pasa poco más o menos lo mismo.

En muchas ocasiones me viene a la cabeza la frase de Mafalda: “¡Qué se pare el mundo que me quiero bajar!”. ¿Seré yo que estoy de bajón o será que la actualidad es aburrida? ¿O igual es una conjura judeomasónica de esas que salen en las películas y nos bombardean con noticias poco edificantes para que olvidemos preguntarnos por lo que de verdad importa?

mafalda2

Por eso, en medio de este desinterés por las noticias en el que me he encuentro sumida, agradezco leer artículos que me hacen sonreir, algo que hace mucha falta hoy en día. Y, aunque son una tontería, últimamente me encuentro más interesada en echar un vistazo a los medios simplemente para ver cual es la noticias divertida del día. Como la del líder norcoreano, sus tobillos y sus zapatos de tacón cubano o chorradas que tendrían que salir en periódicos tipo Daily Mirror o The Sun, pero dan para unas buenas risas entorno a unas cervezas con los amigos.