Lo que dices cuando callas…

La comunicación es como un ente superior, está tan presente en todo…, todo está tan sobado por su divina mano que nada queda al azar, ni a la improvisación, ni es baladí, ni cosa del libre albedrío… La comunicación todo lo puede y todo lo ve, y la otra tarde, en buena compañía, rodeado de buenos profesionales y organizado por la Asociación Profesional de Periodistas Valencianos (APPV) en colaboración con Florida Universitària y en las magnificas instalaciones de Valencia Lab, Javier Torregrosa sinergólogo y experto en Comunicación No Verbal Científica y Micro expresiones nos dio buena cuenta de ello.

Los que nos movemos por estos lares de la comunicación sabemos que nada es gratuito, pero desde luego, mira que hay miles de micro cosas que, de manera inconsciente, nos delatan ¡Y hay de aquel que se haga con tan oscuro poder, porque tendrá el mundo a sus pies! O el poder en sus manos como rezaba el mismo título de la jornada: ‘Cómo conocer a tu interlocutor. El poder en tus manos’.

Vamos que a mí, que soy de #Marvel hasta las trancas, de repente, me asaltaron la mente el Dr., Extraño, el profesor Xavier, la serie de El Mentalista o aquella a la que el mismo ponente también hizo referencia con Tim Roth de protagonista: Miénteme. Y recordé esa gran sentencia que sirve para poner las cosas en su sitio y que el tío de Peter Parker susurró a su sobrino antes de morir: ‘Recuerda Peter, todo poder conlleva una gran responsabilidad’.

comunicacion-no-verbal

Por eso pienso, en estos tiempos raros que corren, que debemos de hacer de la comunicación, los que nos dedicamos a ello, un ejercicio responsable y ético. Tanto los que profesionalmente se desenvuelven en un medio  de comunicación, como los que nos situamos en el ámbito de la consultoría para organizaciones y empresas.

La comunicación inteligente es aquella que recurre a la verdad. Todo lo demás es desviación intencionada (manipulación, distorsión, rumor, ruido…) Y ahí juega un papel importante la Comunicación No Verbal, porque hasta cuando obviamos dar pistas, nos negamos a comunicar o a desviar la atención, incluso a mentir, nos encontramos que existen un sinfín de herramientas que generamos de manera inconsciente y nos delatan. Me refiero al tono, timbre o entonación de nuestra voz, o a todo lo que tiene que ver con nuestros gestos o movimientos: giros de cabeza, movimientos de hombros, parpadeos, dirección de nuestra mirada, el uso de nuestras manos, incluso micro picores (de los que se han catalogado hasta 200 y cada uno indica una cosa diferente)… Todo ello nos da pistas de la veracidad de nuestro mensaje o del que nos traslada nuestro interlocutor, porque recordemos que, según estudios científicos, en un proceso de comunicación, el peso de la palabra solo es del 7%, el tono, timbre o entonación de nuestra voz se lleva el 38% y el 55% restante corresponde a la comunicación no verbal. ¿Cómo te has quedado?

Cuántas veces hemos escuchado esa sentencia que reclama: No me juzgues por lo que digo, sino por lo que callo. Quizá sea el momento de comenzar a tenerla en cuenta, pese a la complejidad que conlleva, aunque siempre podemos contratar a un Mentalista o a un especialista en Comunicación…

 

El Presidente de RTVE vota al PP… y si no lo sabes te lo dice

En esto de la comunicación, y más si la vinculamos a la actualidad, va todo a un ritmo tan frenético que hasta desde este humilde sitio nos preocupan ciertas noticias BOMBA que se producen y que parece que no lleguen a ESTALLAR. Y nos sorprende, la verdad, noticias como esta que os resumo en una declaración: ´Voto al PP y seguiré votando al PP´. Hasta aquí puede parecer normal, salvo ese poso talibán que lleva implícito el conjugar un tiempo futuro y prever que tu decisión permanecerá invariable. Bueno, y normal por decirlo de alguna manera visto lo visto (Gürtel, Púnica, contabilidad B, Bárcenas, confeti, tarjetas black, cuentas en Suiza, caso Arena, bolsos, trajes, mil, dos mil, tres mil… caso Noos…) ¡Buf! Me canso, que diría mi hijo cuando aún no hemos comenzado el paseo.

con la espe

Pero retomando la declaración, el caso es que no la ha dicho mi padre, ni tu abuelo… ni Norma Duval (jajajaja), lo ha dicho nada menos que el Presidente de RTVE, si, un tal José Antonio Sánchez, porque mira que el nombre no dice nada ¿verdad? y además lo ha hecho hace escasos días, en su intervención ante la Comisión Mixta Congreso-Senado de Control Parlamentario de RTVE con motivo de la presentación de las memorias de RTVE de 2012 y 2013. En dicha Comisión, Sánchez recibía críticas de los grupos de la oposición que le reprochaban su responsabilidad en la caída de la audiencia de las cadenas públicas en general y de los servicios informativos en particular, el fracaso del sistema de financiación y la ´politización´ de la corporación.

Y haciendo gala de un extraño sentido de la defensa de su profesionalidad en su estrategia, el tal Presidente del Ente, Sánchez, se permitía el lujo, descaro o poca vergüenza de afirmar que: ´Yo no he sido nombrado a dedo por el PP. He sido nombrado con el apoyo de la mayoría absoluta de los diputados que son los representantes del pueblo español´ (subidón de cinismo). Y para rematar una argumentación en contra de la supuesta parcialidad de la corporación pública durante su mandato, Sánchez va y lo arregla: ´Yo voto al PP y seguiré votando al PP´. ¡Olé, con un par! O es precís? Que diría un valenciano.

Jose-antonio-sanchez-rtve-efe--644x362

Desde luego no me parece de recibo ser tan explícito, para algo que queda que podemos excusar diciendo que es secreto y aunque por obvio que sea viendo el CV y trayectoria del tal Sánchez. Ni mucho menos tiene sentido escupirlo tratándose del cargo que lo hace y es del todo impensable hacerlo en una Comisión en el Parlamento, salvo que se circunscriba dentro de esa estrategia prepotente y chulesca, la misma que está sacando al PP y sus acólitos de las instituciones, sigan así pues… Y no se preocupen en mi falta de reparo para denunciarlo, yo ya me veo mayor para el Ente.

En cualquier caso, las declaraciones de este esbirro vuelven a la luz cuando Rajoy defiende que su elección de voto no afecta a la independencia del Ente… Otro que tal baila. Si no es a quién vote, sino cómo lo publicita. De un periodista debiéramos esperar algo más y las declaraciones de este hombre no hacen ningún favor a la profesión, ni mucho menos al Ente que dirige, así van las audiencias en la pública en los últimos tiempos o qué me dicen de la pifia de programas caspa/casta que se han tenido que retirar de la parrilla ¿Se acuerdan de José Luis Moreno o de un tal Buruaga? Brontosaurios de otra época que han intentado regresar a la pública en los últimos días ¡Qué pena de Ente!

 

 

 

¡Mamá, quiero ser asambleario!

Lleva dos días arrastrando su espesa boatiné por la casa, en un estado de vigilia constante y no asimila el nuevo horario por el que de repente anochece tan pronto. Un horario cambiado por decreto el mismo día que han comenzado a desaparecer canales de TV, por aquello de la resintonización, en su aparato de caja, ya que se consideraba un superviviente frente al plasma, el led o como leches se llame ahora, smart tv o lo que sea.

Y para colmo en uno de los pocos canales, pixelado, eso si, porque su aparato de tdt postizo es una caca, anuncian el resultado de la lotería y sale corriendo hasta la mesilla para coger su boleto y al volver escucha que la operación púnica ha estado más repartida que la pedrea, entre Madrid, León, Murcia y Valencia, como no…

No entiende nada y cambia de cadena y en un magazine de tarde de esos rosa, hacen un amplio despliegue para averiguar si la Pantoja entrará en la trena y hace zapping hacia otro y en una tertulia de las serias hablan de chorizos y de si Blesa recalará también en prisión… Entre un programa y otro solo cambia el decorado del plató y el nombre de los encausados: en unos, banqueros y políticos y en el otro, folklóricas y políticos. ¿Será que estos últimos envilecen todo lo que tocan?

Cambia de nuevo con la intención de buscar las noticias del tiempo que siempre le evaden y relajan y da con un canal en el que muestran una imagen de la península en pantalla, ‘aquí es’ dice para si y en el mapa comienzan a aparecer puntos rojos, hasta teñirse de un bermellón subido casi por completo, mientras explican que se trata de puntear y ubicar los casos de corrupción política que se están investigando…

Una vez más la actualidad se tiñe de rojo, pero de rojo chorizo, de ese tono rojizo que además impregna de un olor fuerte las instituciones en las que se instala y cubre de una capa grasienta las cabezas de los que manipula y gobierna.

Estilismo ideal para visitar el super.

Estilismo ideal para visitar el super.

Y en ese momento de catársis ve la luz, decide hacer algo más que solidarizarse en change.org y se da una ducha bien fría y piensa que su país también necesita un buen manguerazo a presión que arrastre olores pestilentes y pegajosidades grasosas y grimosas. Abandona su boatiné de Gran Lebowski y baja hasta la plaza donde se celebra una Asamblea ciudadana y participa y se hace un hueco como asambleario activo, mientras piensa que su madre, ahora sí, estará orgullosa de él.

Toda buena causa comienza por un simple buen gesto…

 

 

 

El cuento del Rey chocho y el Capitán flojo

Hace mucho tiempo, en un Reino no muy lejano, vivió un Rey otrora solvente, pero que con el tiempo se tornó chocho y descuidado, viejuno y cansado, de ojeras y papada profusas y asiduo de rodearse de muletas disculponas. Un Rey que en su etapa final de reinado pasó tantas veces por ‘chapa y pintura’ como años tuvo su mandato.

Un Rey cansado, como un león en invierno.

Un Rey cansado, como un león en invierno.

Y en aquel tiempo, hubo también un Capitán. Grandes gestas y éxitos en torneos le alzaron hasta ese cargo. Fue ídolo de jóvenes y de niños y habitual en causas nobles. Pero el tiempo que vence a todos, guardó un triste desenlace para ambos. Mientras el Rey tuvo un declive lento y paulatino, agravado por corruptelas familiares, cacerías miserables y devaneos extra maritales, en tiempos en los que su pueblo sufría, junto a una pertinaz crisis, a un gobierno incompetente e infructuoso; por su parte, el gran Capitán cayó, de repente, un año en el anonimato, porque siempre llega el momento en el que alguien es mejor que el mejor y a partir de ahí, se torna complicado ser uno más, cuando uno había sido siempre el único. Y el desenlace no pudo ser otro, cuando los habitantes de aquel Reino quebrado y dividido ya no soportaban tanto desaliento laboral, tanta carga impositiva, tanto desacierto macroeconómico y tan poco era el ejemplo y la virtud que debiera suponérsele a la casta que habitaba la Corte, pues sucedió lo inevitable. Llegó el turno de pagar las derrotas. Y el Rey cedió el trono en favor de su heredero, antes de que no hubiera nada que heredar. Y el Capitán, junto con su tropa, acusada también de nepotismo y acomodamiento, tuvo una ocasión de revalidar glorias pasadas, y así fue, devolvieron el escudo del Reino a su habitual sitio, al campo que está abonado por graves y severas derrotas que a lo largo de los años fueron cosechando. Y el éxito anterior se convirtió en un espejismo.

Un Capitán hundido, como el de 'la Roja'.

Un Capitán hundido, como el de ‘la Roja’.

Quizá nuestro Rey fue flor de un día, al igual que los éxitos de nuestro Capitán y su tropa. Quizá los habitantes del Reino vivieron durante unas horas en la cresta de la ola… y eso es lo que recordamos todos, porque tendemos a olvidar o tapar las desgracias, las enfermedades, las penurias, nuestras horas más bajas. El problema fue que nadie supo marcharse a tiempo, ni reyes ni capitanes. No entendieron que estar en primera línea requiere una exigencia elevada, la misma que algún día tuvieron, pero que perdieron, obnubilados por el poder y la fama. La verdad es que para cuando cayeron sus ídolos, el Reino y sus habitantes ya habían sufrido y soportado lo suyo. De ahí que apenas nadie llorara su despedida. Bastante tenían con sufrir el recorte de becas, la reducción de ayudas en comedores escolares, el desorbitado paro, el incremento desmedido de familias que tenían que recurrir a comedores sociales, la imposibilidad de generar ahorro, la falta de crédito, el agravamiento de una lacra como la exclusión social, los recortes sanitarios… Tuvieron que pasar muchos más años para que el Reino recuperara el esplendor de antaño. Algo de lo que solo cabe felicitar a sus habitantes, ellos fueron los que lo hicieron posible, con la fuerza de la voluntad popular y desterrando de su territorio a todos los delincuentes, viciados, acomodados y aforados.

Moraleja: Nada comparable a cómo venía ayer el telediario (Infanta, Urdangarín, Álvarez, Meyer, Castedo, UGT…) ¡oigan!.

Mensaje (a facebook) en una botella

Las Fallas tienen esa extraña habilidad de ralentizar el tiempo, de dejar todo aparcado y una vez han pasado, nos lanzamos de nuevo al ruedo. Sólo que, de repente, notamos la arena diferente, la luz del sol tiene un brillo inusual, pese a que no nos resulta desconocido. Debe ser la primavera, la ‘primera verdad’, como he escuchado hoy en la radio, si descomponemos la palabra y nos remitimos al latín, aunque llevado a un tono poético, puesto que el verdadero desglose sería ‘prima’ (primer) ‘ver, veris’ (verde) y éste suena más lógico.

No obstante, la primera verdad que hallamos los que notamos el paso del tiempo es una mayor reticencia a los cambios y esta desazón me sobrevino días atrás al consultar la actualización de ‘mi facebook’, porque es mío y me lo habían cambiado con un regusto dañino a la vista y una recomposición que se puede definir de cualquier forma menos estilosa.

Ya lo sé, no es el primer cambio, los vienen haciendo desde el principio, pero si es, atendiendo a mi sensible vista, hasta la fecha, el más agresivo.  Desde luego los que no nos consideramos nativos digitales sufrimos las consecuencias y la fobia de ese trastorno del ‘cambio continuo’ y no acabamos de entender la velocidad a la que está sometido todo. Las empresas, las marcas ya no valen lo que son, su valor está en lo que serán capaces de ser. Vivimos en un presente condicionado cada vez más por el futuro, cuando hasta hace, apenas, 30 años en nuestra civilización regía todo lo contrario: éramos el resultado de lo que una vez fuimos. Nuestro presente, entonces, estaba ligado a nuestro pasado. Es un cambio extremadamente severo para que algunas generaciones, como la mía, vivamos ese tránsito sin estar sometidos a tensiones y riesgos.

botella con mensaje tecnologico

¡Qué me devuelvan mi facebook, coño! ¿O es mi PC el que se ha quedado obsoleto? Desde luego paso de actualizar, por el momento, la aplicación para face en mi smartphone. Ya sé que en unos meses no le daré importancia, pero la putada de esto es que todo va tan rápido que no nos da tiempo a generar recuerdos, cada vez tenemos menos trastos/gadgtes/souvenirs de esos que moldeaban nuestro perfil social y psicológico y que tenían un valor emocional incalculable, porque ahora lo que se lleva siempre es lo último (el iphone 4, 5, 6…) sin reparar en que lo último nace viejo. Yo, por si acaso, cual Diógenes desatado, sigo acumulando en garajes y trasteros: elementos, detalles, libros, cómics, álbumes, figuritas… En definitiva, ‘cositas’ que algún día me den pistas sobre mí mismo, por si pierdo el sentido, para que me recuerden quien soy ó quien fui, por si mi mente ‘me da error’ o la tecnología me lanza a un futuro incierto cual astronauta en Gravity y me deja en un limbo en el que olvido quién era y lo que anhelaba.

– – – – – – –

 

En memoria de Adolfo Suárez y de todas aquellas personas anónimas que dejan este mundo vacías y desnudas de recuerdos y a todas sus familias, amigos y colectivos que dedican sus esfuerzos a contrarrestar una enfermedad sin (apenas hoy) remedio.

Arranca un nuevo curso, un año nuevo…

Sube las escaleras del primer piso rápido, previo paso esquivo por el hall mientras saluda a la ‘señora burbuja’ de la ventanilla de información y entra en el aula 15, como lo viene haciendo desde hace siete años ¿ya?

Y, sin embargo, cada año es diferente, cada cuatrimestre, en este caso, es una sorpresa, una incógnita, un interrogante saber qué esperan, qué espera él de ellos; bueno, él si que lo sabe: ‘entiendan, por favor, qué hago y el incalculable valor que ese trabajo le puede reportar a su organización, cliente o empresa’. Es lo que tiene el intangible de la comunicación, cuesta entender hasta para los que aspiran a dedicarse a ello.

Vuelven, antes de entrar, esa mezcla de nervios e impaciencia que le dejan a uno la boca seca. Nervios e impaciencia por ver esa treintena de caras nuevas, comenzar a retener los primeros nombres o apellidos, evaluar las primeras impresiones, sacar las primeras conclusiones, sin que ello condicione la intensa relación que van a iniciar durante esos próximos cuatro meses.

Memorable 'Rebelión en las aulas'.

Memorable ‘Rebelión en las aulas’.

Y después de siete años, cómo acometer la materia cuando el contexto ya no es el mismo. Cómo encarar el programa cuando sobre tus pies has visto y esquivado el desplome de empresas, agencias y medios. Cuando has sorteado ere’s, regateas a una crisis que se hace eterna, ves como compañeros desisten y reorientan su camino hacia otros derroteros bien distintos, aunque igual de dignos, eso sí. Constatas las escasas oportunidades para jóvenes. Ves como tú mismo y tu entorno se resienten, por momentos, y aprietas los dientes: ahora tienes una familia. Pero hoy ya no quieres lo mejor para los tuyos, aspiras a lo mismo que el resto, no por conformismo, así lo quieres desde la honestidad y el sentido común. No quieres lo mejor a costa de terceros, el caso es que tú siempre lo tuviste claro.

Es un cambio de paradigma, de mentalidad que se asienta en las nuevas generaciones. Es un poso colaborativo y que invita a compartir conocimientos el que remueve los cimientos de pasadas burbujas y falsos talentos que socavaban el desarrollo del resto. Y tu empiezas a verlo.

Entrañable 'Monsieur Lazhar'.

Entrañable ‘Monsieur Lazhar’.

Y cuando entras y les saludas y os dais mutuamente la bienvenida, por obra y gracia de la comunicación no verbal, antes siquiera de mediar palabra, los más avezados ya han entendido la primera lección de este tiempo que vivimos: vales lo que eres, no lo que representa el cargo que ostentas. Vas a darlo todo y en ese impasse no te sentirás vacío, sino que saldrás lleno, porque no hay mayor recompensa que darlo todo sin esperar nada a cambio y que te lo paguen con atención y participación.

Ese es el valor de la docencia y si ésta la impartes en el Grado de Comunicación, la conjunción de elementos satisfactorios puede ser plena.

¡Bienvenidos, pues, a una nueva temporada! ¡Tomen asiento y guarden silencio, por favor!

¿Qué nos dejará el cierre de RTVV? Desasosiego

Los medios nunca fueron bien, al menos en los que yo estuve, pero había llegado a pensar que es algo intrínseco a ellos. Igual es porque parten de una premisa compleja en la que se mezcla información y publicidad, y es algo tan difícil de desligar. Igual es porque informar es una función ajena a balances y cuentas de resultados, o así debiera ser.

Pero ahora que ya llevamos años en los que casi nada va bien, salvo para algun@s compi div@s, he visto como agencias de comunicación o publicidad se iban al garete o desaparecían estudios de diseño, productoras, imprentas, empresas de eventos, todo ese sector terciario de servicios está, ahora, en fase de revisión absoluta por fuerza mayor. Y desde luego, entre todos ellos suman una cifra considerable, aunque no lleguen a los 1.700 del ente RTVV. Pero claro, todos de una tacada y algo que entendíamos como propio, aunque lo viéramos/escucháramos tan poco, pues como que suena a maremoto.

También sé que mucho de ese terciario que comentaba antes mal vivía (endeudado) pero vivía, mientras no existiese una fórmula mejor, del único contratista que era el propio ente.

También empiezo a barruntar qué perdemos con su desaparición, no sólo en términos de empleo y ahí radica mi principal desasosiego: un medio nuestro, que hablaba nuestra lengua, de nuestras cosas, que tenía la posibilidad de llegar a cualquier rincón de nuestro territorio…

Pero era también un medio silenciado, que ha callado demasiado y aunque nadie merezca ese final, a veces hasta el silencio nos pasa la peor de las facturas.

Ni un ERE desmesurado e improvisado, aunque caro atendiendo a la minuta de sus ejecutores, tras tantos años de amancebamiento, era la solución; ni el cierre es el final que merecen los valencianos. ¡Qué deplorable gestión, qué triste desenlace!

Tret de l'Associació De Mitjans Digitals.

Tret de l’Associació De Mitjans Digitals.

Cada uno tendrá sus razones, entre todos podemos sumar hasta 5 millones de buenas razones para secundar ese grito ahogado de #RTVVnoestanca. A mí me ha dicho una mi mujer, tan válida como las del resto: es el primer año de Sofía como fallera y con sus seis primaveras desfilará por primera vez en una Ofrenda en Valencia en la que después de 24 años no esté Canal Nou, aunque creo que el ERE ya fundió a negro la última. Triste.

Ayer perdimos la batalla en la Meseta, parece ser que cuatro ‘listos’ defendieron la subsistencia de las becas Erasmus (por aquello del impacto mediático general) frente a la viabilidad de RTVV, por aquello de tratarse de un foco local.

Epíleg

Una nova imatge que no ha servit de res, unes audiències d’alló més pobres, uns gestors unineuronals, un sector audiovisual avocat a l’abisme, unes inversions desproporcionades (ahir es anava a estrenar una nova serie americana: Pan Am) i la pre estrena de l’alqueria blanca, tot un símbol a la casa, prevista per anit també, tingué que ser, de sobte, cancel.lada.

Sense dubte, el final mes trist per una historia de mentides, mafies i corrupteles varies. En aixó varen convertir la nostra casa. Vos ho diu un veí de Burjassot, amb tristor, pel que perguem. Pels companys que tots tenim dintre. No més vullc que mai més ens torne a passar.

PD: pot ser el meu valencià no es el més correcte, no em disculpa. Igual per aixó perdem senyes d’identitat, perque no les mimem com mana.

Las imágenes de Boston

Hace sólo unas horas, tres explosiones han causado tres muertos y un centenar de heridos en Boston, ciudad que estaba celebrando en esos momentos su famosa maratón.

Que es una barbarie, no tiene discusión, no vamos a entrar en eso. Sobre todo porque a estas horas todos podemos ser testigos directos gracias a las docenas de imágenes muy explícitas que ya hay circulando por la Red.

Lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido la autocensura que se impusieron los medios en los atentados de Nueva York, Madrid o Londres en cuanto a las imágenes. Esta autocensura ha sido objeto de análisis durante años pero, claro, cuando todas estas catástrofes ocurrieron no existían las redes sociales, especialmente Twitter. La autocensura de los medios de comunicación no tuvo competidores, no tuvo que lidiar contra los ciudadanos y las redes sociales.

Ahora sí, y parece que el debate ya no existe: las imágenes, por crudas que sean, por poco respetuosas que parezcan para las víctimas y sus familias, se difunden. Ya no hay debate. Sin aparente discusión, las ediciones digitales de los periódicos han creado fotogalerías que, a pocas horas del suceso, ya se han convertido en las páginas más vistas. Hay alguna reflexión, cierto, pero ¿debate? No lo parece.

Tiendo a pensar que el debate ha desaparecido para los medios de comunicación porque son conscientes de que las imágenes van a circular igualmente, las publiquen ellos o no y, claro, no pueden quedarse al margen y perder su cuota de mercado en un día en el que todos vamos a querer saber qué ha pasado y vamos a consumir prensa. Las imágenes, por macabras que sean, van a seguir apareciendo en Twitter, en Facebook, en blogs… así que la autocensura en los medios de comunicación no es posible. No es ni discutible.

Ya no se puede llegar a un acuerdo tácito y paternalista para no publicar las peores imágenes bajo la excusa de que no es necesario mostrar lo peor de lo que es capaz el ser humano. Ni tan siquiera puede argüirse el respeto y consideración a las víctimas. Muchas de las personas que van a compartir y retuitear esas fotos no saben nada de la ética periodística, no van a reflexionar las razones por las que deben compartir esas imágenes o no. Simplemente, van a hacerlo. No son periodistas, no tienen por qué plantearse esas reflexiones, no tienen por qué ser éticos. Tampoco parece que los periodistas tengan mucha obligación de serlo pero ¿alguien se lo plantea en un día como hoy?

Muchos de los ciudadanos que van a ayudar a difundir esas imágenes se escudarán en la libertad y el derecho a la información para compartir esa foto de un hombre mutilado, como si fuera necesaria para ilustrar la terrible realidad. Y quizás tengan razón en que son libres para compartir esas imágenes, y hasta tengan derecho. Mi pregunta es si es realmente necesario que lo hagan, pasando por encima de la libertad y el derecho de los muertos, los heridos y sus familias.

No lo tengo claro, la verdad, nada claro. ¿Y ustedes? ¿Creen que prima el derecho a la información sobre el de las víctimas?

 

Comemos tarde por culpa de Franco, una razón como cualquier otra

Si queremos estar informados, y hasta que se demuestre lo contrario, los medios de comunicación son la referencia. Seguramente muchas personas dirán que ahora hay blogs, páginas, Twitter… pscheeee, paparruchas. Un medio de comunicación con profesionales, rutinas productivas y estructura de producción debe ser la referencia para quien quiere estar informado. ¿Son mejorables? Sí. ¿Hay otras formas de informarse? Sí. ¿Es periodismo? Rara vez.

Con este punto de partida, estoy convencida de que la mejor única manera de enfrentarse a los medios de comunicación si queremos estar informados es con espíritu crítico, teniendo en cuenta varias cosas:

  • Que los medios de comunicación son empresas y que, como tales, sirven a intereses concretos y tienen servidumbres.
  • Que no hemos de perder de vista qué medio leemos y sus intereses y servidumbres. Nunca. Bajo ningún concepto.
  • Que el periodismo lo hacen personas y que, aunque sean muy profesionales, honestos y todo eso, es imposible la objetividad total. La simple elección de publicar una noticia y no otra, el espacio que ocupa, su amplitud, su seguimiento… todas las decisiones que se toman implican cierta subjetividad, más o menos tendenciosa. La objetividad no existe.
  • Que la información es poder y “el poder” siempre quiere conseguir cosas. Y para eso utiliza la información. Un bucle. El alfa y el omega.

Tooootal, que si queremos estar informados estamos obligados a ejercitar todos los días la duda, el afán de conocimiento, la capacidad de reflexionar y cuestionarnos lo que creemos verdad verdadera. El espíritu crítico, vaya. Porque si no nos las tragaremos como puños todos los días de nuestra vida.

A ver, que no es que yo crea que los medios de comunicación tienen la más mínima intención de mentir, dirigir nuestro pensamiento en uno u otro sentido, desviar nuestra atención o algo así, pero es que a veces veo cosas y, qué quieren, me da qué pensar en que si un tema aparentemente tan banal como el cambio de hora y su origen se instrumentaliza de esta manera ¿qué no pasará con otras cuestiones de actualidad en las que esté en juego mucho más que perder o ganar una hora un sábado cada seis meses?

Y lo digo por esto.

Como cada año, con motivo del cambio de hora primaveral, muchos medios publican informaciones explicando las razones. Por ejemplo, para la Agencia SINC, la noticia es esta:

El Servicio de Información y noticias científicas explica las razones por las que tenemos el uso horario acual

El Servicio de Información y noticias científicas explica las razones por las que tenemos el uso horario actual y el por qué del reciente cambio de hora.

¿Por qué en España comemos a las tres? Agencia SINC.

Sín embargo, la interpretación de Público.es es esta:

Público.es

Público.es no se corta un pelo: la culpa de todo la tiene Franco y su filonazismo.

Franco desfasó el horario español para sintonizar con los nazis. Público.es

No pongo en duda la veracidad del contenido pero ¿de verdad es el único titular posible, el único titular objetivo, independiente y todo eso que se supone que tienen que ser los medios de comunicación? Sinceramente, no lo creo.

Cuando veo estas cosas se me ocurren muchas preguntas pero me quedo con una ¿esto es periodismo? 

Futbolistas, cardenales y viceversa

No puedo más que admitir que he seguido con atención la evolución de los acontecimientos desde la dimisión de Benedicto XVI hasta la elección de Francisco como su sucesor, y toda una serie de perfiles que se van dibujando ahora sobre el nuevo Pontífice.

papa-francisco-al-ser-elegido-en-conclave-619x348

Me pasa algo muy parecido con el fútbol. Detesto con todas mis fuerzas cierta prensa deportiva, engalanada de falta de rigor, basada en dimes y diretes, que vive de la bronca, de manera servil y banal. Un periodismo que se jacta de sus fuentes pero que rara vez las nombra. No sé si me parecen más viles unos u otros, reunidos todos al calor de un restaurante caro (no siempre bueno), haciéndose los importantes. Empiezo por admitir que sigo esa prensa muy de cerca, pero vamos a seguir diciendo que el tema en cuestión no deja de ser una banalidad (por mucha pasta que mueva) y que lo mínimo que se les debería exigir es un pelín de decoro. Señores, no se hagan los importantes, que al fin y al cabo no dejan de estar vendiendo su profesionalidad (los chivatos y los soplones).

Dicho esto, y salvando de la quema a otros muchos periodistas deportivos de categoría, seguiré por reconocer que espero con ilusión la apertura del mercado de fichajes. Siempre he comparado este tipo de prensa con la del corazón. Blanco y en botella, a qué negarlo.

El caso es que con todo esto del Cónclave y toda la pesca, atento como he estado a la prensa española e italiana, me ha quedado un regusto a prensa deportiva. Por supuesto, libro de la quema a muchos profesionales que han hecho interesantes análisis sobre los perfiles de los candidatos, sobre las circunstancias actuales de la Iglesia y lo que puede estar demandando, así como el retrato del actual y flamante Papa. Pero no podemos negar que ha sido un auténtico marujeo, que han proliferado las quinielas y que nos han cosido a chismes (nos hablan hasta de la antigua novia del Papa). Oigan, y a mí este tema no me parece banal. Porque, nos guste o no, incide en cierto modo (o puede hacerlo, o debería hacerlo) en el orden de las cosas, en la vida de millones de personas en todo el mundo. Que no, que no se puede tratar el Cónclave como si fuera el Balón de Oro; que Francisco no es Messi, ni es Scola CR7; que aquí no nos jugamos nadie un Campeonato del Mundo, que no.

Bergoglio-Papa-Francisco_MDSIMA20130313_0365_9

Que la realidad, al margen de las creencias particulares, es que el Papa tiene la oportunidad de dar un giro al destino de la Iglesia. Que las señales que nos está enviando van en esa dirección: la elección del nombre, la actitud ejemplar, la rebeldía ante lo pre-supuesto, una vuelta a la esencia… A mí todo esto me huele a giro (esperado) como este Papa me huele a Concilio (aunque no inmediato).

No le sigo en twitter ni en Facebook pero sí estoy atento a través de la prensa a las maneras y a los mensajes que trata de enviar Francisco. Sin olvidar que su elección es en sí un mensaje de quienes le votaron (algunos de los cuales puede que, de hecho, acaben lamentándolo). No me olvido de que ha tenido 8 años para preparar su Pontificado y parece decidido a ejercerlo con firmeza y determinación. Podría decir que rezaré por su éxito. Baste por lo pronto con desearle buena suerte.

Hay una cosa que se me hace bola en el lenguaje de Francisco, leo demasiadas referencias al diablo y al infierno, y muy pocas a la salvación. Tal vez es sólo una sensación; tal vez no he leído lo suficiente; tal vez se trate de un lenguaje con el que no estoy familiarizado (que es ítalo-argentino, jué!). Tal vez.