¿Culpables o inocentes del Social Media?

Hay veces que en este mundo 2.0 me siento como si estuviera ante un Tribunal.

Sostiene la acusada que desde hace un tiempo participa y ayuda en la elaboración de temas relacionados con el Social Media. Es cierto que desde hace un tiempo asiste a ponencias, cursos y talleres de redes sociales.

Sostiene la acusada que desde hace un tiempo se apunto a muchos de los “saraos” de marketing online, community managers y estrategias varias.

Sostiene la acusada que desde hace un tiempo se toma en serio lo de entrar asiduamente en Twitter, Facebook y Linkedin rastreando, conociendo, comentando y aprendiendo.

Sostiene la acusada que desde hace un tiempo lee muchos blogs y escribe en blogs externos y de empresas; además de contestar algún que otro comentario y atender algún que otro mail que le mandan sus amigos y clientes consultándole dudas o inquietudes.

Vicio por facebook

Entrar asiduamente a Facebook puede crear adicción

Sí, señoría, todo esto es cierto, todo esto y mucho más. Por eso, puedo decirle que me declaro culpable del Social Media y le aviso que voy a ser reincidente, porque voy a seguir haciéndolo por mucho que le pese a usted, señoría.

Entiendo que usted piense eso desde su posición de persona importante e imprescindible. Lo entiendo y lo respeto. Pero déjeme explicarle algo. Yo sólo soy una más que tiene una misión y que para cumplirla ha de hacer todo aquello por lo que me declaro culpable. Pero no sólo soy una más, sino que seguramente soy la que menos sabe y, por tanto, la que más tiene que aprender para ayudar al resto de mi equipo. El equipo en conjunto que es el que realmente sabe, el que está realmente especializado, desde el primero hasta el último. Un engranaje perfecto que sigue teniendo mucha ilusión en seguir aprendiendo. Igual que yo, señoría.

Por tanto, por mucho que a usted le pese, seguiré defendiendo mis opiniones y reiterando mis análisis y usted no podrá ponerme una condena para que no lo haga.

Seguiré aprendiendo de gente excepcional que conozco todos los días, grandes apasionados que encuentro en las redes sociales y que desvirtualizo en cada encuentro.

Acusación

Puede que seas culpable del Social Media

Seguiré conociendo el mercado, analizando lo bueno y lo malo que veo en las redes y llevando esa información al resto del equipo, para que todos mejoremos más y más.

Seguiré compartiendo experiencias con todo aquel que desee compartirlas.

Seguiré probando, creando, fallando, midiendo, volviendo a probar, acertando y volviendo a intentar.

Seguiré ilusionada porque me reinvento día a día, porque me apasiona la gente, porque me apasiona compartir, porque soy social, porque soy parte de algo que ha nacido con todos nosotros y que quiero ver crecer.

Por el equipo no se preocupe usted que ya nos encargamos nosotros mismos de organizarnos, de comunicarnos y de coordinarnos. De verdad, quédese tranquilo y en paz. Es cuestión de prioridades y de organización porque también hay tiempo para estar con la familia, las parejas y los hijos.

Y, si a estas alturas aún os estáis preguntando quién presentó los cargos en esta acusación, os diré que a veces la vida, la propia conciencia, los miedos, los fantasmas internos, la vanidad de las personas, la incertidumbre y la duda. Y esta reflexión es, sencillamente, mi absolución y tal vez la vuestra.

¿Culpables o inocentes del Social Media?