Un aniversario para recordar…¿o no?

No sé si se han enterado, pero me han dicho que este año se cumplen cuatrocientos años de la muerte de dos de los más importantes escritores a nivel mundial: Cervantes y Shakespeare ¡¡¡Y uno de ellos es nuestro!!! Deberíamos estar celebrándolo a lo grande y presumiendo y haciendo eso que llaman Marca España, propagando al mundo la suerte que tenemos de contar con un gigante de la literatura universal.

cevrantesPero el pobre Cervantes no sabía que cuatrocientos años después de su muerte se iba a encontrar con un país que casi parece que se haya olvidado de él. Por supuesto hay muchos actos previstos para conmemorar este aniversario, más de 200 acciones tanto nacionales como internacionales alrededor de Cervantes: teatro, música, exposiciones, libros, actividades para niños y adultos… pero aún así, no dejo de preguntarme porqué hay tan poca información sobre el tema y porqué se ha hecho tan poca publicidad del Año Cervantes.

Y la que se ha hecho al más alto nivel ha llegado tarde y mal. Digo tarde, porque estas cosas se anuncian con un poco de previsión y no en el mes de febrero del año en cuestión. Y digo mal, porque la acciones no son las que esperaban los implicados en el evento y además porque anunciar algo este febrero que no fuera un pacto de investidura iba a caer en saco roto. Es más si te metes en la web del Ministerio de Cultura, hay una pequeña llamada que te conduce a la web del IV Centenario, pero ni en la web de Presidencia, ni de los otros ministerios hay mención alguna.

Eso que estamos hablando de Cervantes, ese señor que escribió El Quijote, una de esas obras maestras de la literatura universal. Vamos, que no es un pringado cualquiera. Que hay un Instituto que lleva su nombre y promociona el castellano por todo el mundo y tiene un premio de literatura que es el más prestigioso de habla hispana. Que además de El Quijote, ha escrito unas obras por las que ya pasaría a la historia de la literatura española como Rinconete y Cortadillo, La Galatea o las Novelas Ejemplares, además de obras de teatro y poesía.

DigitalText_Noticias_0023_-Quijote

Sabíamos que 2016 era el IV centenario de la muerte de Cervantes desde 1616. Y aquí que somos muy de celebrar todas las fechas significativas, acabamos de ver miles de reportajes sobre el 23-F por sus treinta años por poner un ejemplo, y ¿nos hemos olvidado de esta?

Y si este aniversario está siendo tan discreto, imagínense lo que va a pasar con otras conmemoraciones que también deberían que celebrarse este año, como el centenario del nacimiento de un tal Camilo José Cela (con un Premio Nobel a sus espaldas) o el quinto centenario de la muerte de un tal Fernando El Católico (que sentó las bases de eso de lo que ahora hablan tanto, la unidad de España) o el ochenta aniversario del inicio de la Guerra Civil Española (de tan nefasto recuerdo, pero que no hay que olvidar).

nobelcela--644x362

Esperemos que a pesar de la dejadez institucional, los actos previstos sean un gran éxito y la gente se acerque a conocer más cosas sobre la vida y obra de Cervantes. Siempre es interesante releer a los clásicos, porque muchas de sus aportaciones siguen siendo muy válidas hoy en día.

los-clasicos-de-hoy-rsm-600x432

Y para acabar, una curiosidad sobre la fecha concreta de la efeméride de estos dos genios de la literatura. Siempre se ha dicho que Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día, el 23 de abril de 1616, pero no es cierto. Cervantes murió un día antes, pero como en aquella época el día que importaba era el del entierro, su muerte consta el 23 de abril. Y Shakespeare sí que murió el 23 de abril, pero solo para los ingleses de aquella época, ya que estos no habían adoptado el calendario gregoriano que había adelantado diez días el calendario de los países católicos. Por eso su muerte fue el 23 de abril para los ingleses y el 3 de mayo para los católicos. Pero eso no importa para que el 23 de abril sea la fecha elegida para conmemorar ambas muertes con la celebración del Día Internacional del Libro.

 

Lo que dices cuando callas…

La comunicación es como un ente superior, está tan presente en todo…, todo está tan sobado por su divina mano que nada queda al azar, ni a la improvisación, ni es baladí, ni cosa del libre albedrío… La comunicación todo lo puede y todo lo ve, y la otra tarde, en buena compañía, rodeado de buenos profesionales y organizado por la Asociación Profesional de Periodistas Valencianos (APPV) en colaboración con Florida Universitària y en las magnificas instalaciones de Valencia Lab, Javier Torregrosa sinergólogo y experto en Comunicación No Verbal Científica y Micro expresiones nos dio buena cuenta de ello.

Los que nos movemos por estos lares de la comunicación sabemos que nada es gratuito, pero desde luego, mira que hay miles de micro cosas que, de manera inconsciente, nos delatan ¡Y hay de aquel que se haga con tan oscuro poder, porque tendrá el mundo a sus pies! O el poder en sus manos como rezaba el mismo título de la jornada: ‘Cómo conocer a tu interlocutor. El poder en tus manos’.

Vamos que a mí, que soy de #Marvel hasta las trancas, de repente, me asaltaron la mente el Dr., Extraño, el profesor Xavier, la serie de El Mentalista o aquella a la que el mismo ponente también hizo referencia con Tim Roth de protagonista: Miénteme. Y recordé esa gran sentencia que sirve para poner las cosas en su sitio y que el tío de Peter Parker susurró a su sobrino antes de morir: ‘Recuerda Peter, todo poder conlleva una gran responsabilidad’.

comunicacion-no-verbal

Por eso pienso, en estos tiempos raros que corren, que debemos de hacer de la comunicación, los que nos dedicamos a ello, un ejercicio responsable y ético. Tanto los que profesionalmente se desenvuelven en un medio  de comunicación, como los que nos situamos en el ámbito de la consultoría para organizaciones y empresas.

La comunicación inteligente es aquella que recurre a la verdad. Todo lo demás es desviación intencionada (manipulación, distorsión, rumor, ruido…) Y ahí juega un papel importante la Comunicación No Verbal, porque hasta cuando obviamos dar pistas, nos negamos a comunicar o a desviar la atención, incluso a mentir, nos encontramos que existen un sinfín de herramientas que generamos de manera inconsciente y nos delatan. Me refiero al tono, timbre o entonación de nuestra voz, o a todo lo que tiene que ver con nuestros gestos o movimientos: giros de cabeza, movimientos de hombros, parpadeos, dirección de nuestra mirada, el uso de nuestras manos, incluso micro picores (de los que se han catalogado hasta 200 y cada uno indica una cosa diferente)… Todo ello nos da pistas de la veracidad de nuestro mensaje o del que nos traslada nuestro interlocutor, porque recordemos que, según estudios científicos, en un proceso de comunicación, el peso de la palabra solo es del 7%, el tono, timbre o entonación de nuestra voz se lleva el 38% y el 55% restante corresponde a la comunicación no verbal. ¿Cómo te has quedado?

Cuántas veces hemos escuchado esa sentencia que reclama: No me juzgues por lo que digo, sino por lo que callo. Quizá sea el momento de comenzar a tenerla en cuenta, pese a la complejidad que conlleva, aunque siempre podemos contratar a un Mentalista o a un especialista en Comunicación…

 

¡Véndete, vendido!

Verdad, verdadera: la gestión de la Comunicación está estrechamente vinculada a la función de las Relaciones Públicas, eso ya nadie lo pone en duda. Hasta las mentes pensantes ‘Pro Bolonia’ crearon un Grado específico de Comunicación y RR.PP. Una titulación paralela a los estudios de Marketing, por un lado, y que también transita en paralelo a la carrera (¿qué antiguo suena, verdad?) de Periodismo.

Pues bien, del mismo modo que la Comunicación va más allá del Periodismo, las Relaciones Públicas también mantienen un recorrido que se distancia del Marketing. Sin embargo, durante muchos años nos hemos hartado de ver como los periodistas encontraban acomodo en la gestión de la comunicación (lícito, por otra parte) y los marketinianos asumían roles de public relations… sencillamente les iba en el cargo y contaban con su nada desdeñable vis comercial. Lo que ocurre, es que tanto uno como el otro de los trasvases de profesionales han condicionado, desdibujado y reformulado cada una de estas competencias: Comunicación y RR.PP. Sin olvidar que el ejercicio de las mismas ya requería de unas habilidades que, por otra parte, no todos tenían. Y por si no fuera poco, en los últimos años, tras la irrupción y consolidación de las nuevas tecnologías, se ha reconstruido el espacio de comunicación. Un espacio que cabalga entre lo que ya conocíamos y que se complementa ahora con lo digital. Y el peso de uno y otro se reparte casi al 50 por ciento.

Recuerdo cuando daba mis primeros pasos como asesor de comunicación y relaciones públicas y cómo esta era una función casi de tapadillo, en la sombra, entre bambalinas. Estábamos ahí, el cliente notaba nuestra presencia, pero no éramos visibles para el público. Nos conocía quien nos tenía que conocer y nuestro valor dependía del peso de nuestra agenda de teléfonos y contactos.

Pero llegó lo digital y es como si, en cierto modo, hubiésemos salido todos del armario. Empezamos a ‘pisar’ la escena, a hacernos ‘visibles’ (que se lo digan a Mario Vaquerizo: de RR.PP de Alaska y otros artistas a… colaborador en TV/Radio, showman, cantante o lo que haga falta).

mario-crayonizo1

Parece que el branding personal nos ha empapado tras una sorprendente gota fría a ese tipo de profesionales (RR.PP/Com) y las redes se han convertido en el centro de la ciclo génesis. ¡Vale! Está claro que hay mucha ‘seta’ también por ahí, de los que ni sienten ni padecen y como tales, pues, no comunican. Pero en este gremio, si quieres captar negocio, acude a un evento y tu mejor aval ya es tu perfil digital. Y si quieres que te contraten fuera de tu entorno: muéstrate/véndete en la red.

Y justo ahí es donde radica el problema, donde puede que nos pasemos de frenada, donde puedes pasar de ‘venderte’ a ‘estar vendido’. ¿Haces una simple prueba? Revisa tu muro, ve atrás en el tiempo, tres semanas, dos o cuatro meses y saca tus propias conclusiones. ¿Te gusta lo que ves? ¿La historia que cuentas? ¿Coincide con la imagen que tienes de ti mismo? Decide, pues, por ti mismo si ‘te vendes’ bien o si por el contrario ‘estás vendido’. El mérito o demérito, eso sí, no dejará de ser tuyo. Sé benévolo contigo… y con tu entorno, no ‘taladres’.

 

El Presidente de RTVE vota al PP… y si no lo sabes te lo dice

En esto de la comunicación, y más si la vinculamos a la actualidad, va todo a un ritmo tan frenético que hasta desde este humilde sitio nos preocupan ciertas noticias BOMBA que se producen y que parece que no lleguen a ESTALLAR. Y nos sorprende, la verdad, noticias como esta que os resumo en una declaración: ´Voto al PP y seguiré votando al PP´. Hasta aquí puede parecer normal, salvo ese poso talibán que lleva implícito el conjugar un tiempo futuro y prever que tu decisión permanecerá invariable. Bueno, y normal por decirlo de alguna manera visto lo visto (Gürtel, Púnica, contabilidad B, Bárcenas, confeti, tarjetas black, cuentas en Suiza, caso Arena, bolsos, trajes, mil, dos mil, tres mil… caso Noos…) ¡Buf! Me canso, que diría mi hijo cuando aún no hemos comenzado el paseo.

con la espe

Pero retomando la declaración, el caso es que no la ha dicho mi padre, ni tu abuelo… ni Norma Duval (jajajaja), lo ha dicho nada menos que el Presidente de RTVE, si, un tal José Antonio Sánchez, porque mira que el nombre no dice nada ¿verdad? y además lo ha hecho hace escasos días, en su intervención ante la Comisión Mixta Congreso-Senado de Control Parlamentario de RTVE con motivo de la presentación de las memorias de RTVE de 2012 y 2013. En dicha Comisión, Sánchez recibía críticas de los grupos de la oposición que le reprochaban su responsabilidad en la caída de la audiencia de las cadenas públicas en general y de los servicios informativos en particular, el fracaso del sistema de financiación y la ´politización´ de la corporación.

Y haciendo gala de un extraño sentido de la defensa de su profesionalidad en su estrategia, el tal Presidente del Ente, Sánchez, se permitía el lujo, descaro o poca vergüenza de afirmar que: ´Yo no he sido nombrado a dedo por el PP. He sido nombrado con el apoyo de la mayoría absoluta de los diputados que son los representantes del pueblo español´ (subidón de cinismo). Y para rematar una argumentación en contra de la supuesta parcialidad de la corporación pública durante su mandato, Sánchez va y lo arregla: ´Yo voto al PP y seguiré votando al PP´. ¡Olé, con un par! O es precís? Que diría un valenciano.

Jose-antonio-sanchez-rtve-efe--644x362

Desde luego no me parece de recibo ser tan explícito, para algo que queda que podemos excusar diciendo que es secreto y aunque por obvio que sea viendo el CV y trayectoria del tal Sánchez. Ni mucho menos tiene sentido escupirlo tratándose del cargo que lo hace y es del todo impensable hacerlo en una Comisión en el Parlamento, salvo que se circunscriba dentro de esa estrategia prepotente y chulesca, la misma que está sacando al PP y sus acólitos de las instituciones, sigan así pues… Y no se preocupen en mi falta de reparo para denunciarlo, yo ya me veo mayor para el Ente.

En cualquier caso, las declaraciones de este esbirro vuelven a la luz cuando Rajoy defiende que su elección de voto no afecta a la independencia del Ente… Otro que tal baila. Si no es a quién vote, sino cómo lo publicita. De un periodista debiéramos esperar algo más y las declaraciones de este hombre no hacen ningún favor a la profesión, ni mucho menos al Ente que dirige, así van las audiencias en la pública en los últimos tiempos o qué me dicen de la pifia de programas caspa/casta que se han tenido que retirar de la parrilla ¿Se acuerdan de José Luis Moreno o de un tal Buruaga? Brontosaurios de otra época que han intentado regresar a la pública en los últimos días ¡Qué pena de Ente!

 

 

 

Una lista de 10 sensaciones en frío tras las elecciones de mayo 2015

Las elecciones autonómicas y municipales de este mayo de 2015 nos dejan muchas conclusiones que vamos a resumir de manera sintética en diez, rememorando aquellas clásicas ‘Sensaciones en frío’ de nuestro blog:

 

1. Fin del bipartidismo. Ahora si que si, aunque los blues se escuden en que son la lista más votada (ejercicio de cinismo) o los coloraos digan que lideran el resurgir de la izquierda, cuando hay movimientos tipo Compromís o listas apoyadas por Podemos que casi les pasan por… la izquierda (más realidad aumentada).

2. La mujer al poder: Carmena, Colau, Oltra…

carmena colau

oltra

3. En la política caben todas las generaciones, señor Rivera: véase el caso de Manuela Carmena (71 años).

4. Suicidio colectivo de la formación magenta, pese a que todos le avisaron. ¿Por qué te has inmolado Rosa y has arrastrado a tu partido?

5. Las marcas también se pueden hacer viejas o tener fecha de caducidad ¿no Izquierda Unida?

6. En Madrid y Valencia ha caído el telón azul.

7. ¿En Barcelona no se habla ya de independencia?

8. Si, nos pueden gustar las marcas blancas ¿Y qué pasa?

9. ¿Podemos apoya listas que triunfan o listas que triunfan apoyan a Podemos?

10. Esto no ha hecho más que empezar: ahora toca resolver qué carajo hará Andalucía; qué pasará en septiembre con el independentismo catalán y si las Generales nos traerán un November rain que arrastre a las gaviotas mar adentro.

 

Una de romanos

'Empujando a Vespasiano'.

‘Carton’ Heston y Messala empujando a Vespasiano

Este periodo de Semana Santa es sinónimo de ‘péplum’, más conocido como ‘una de romanos’ que decía Sabina. No hace falta ser cristiano, ni católico, apostólico, ni mucho menos romano para ver este tipo de pelis. Forman parte de nuestro acervo cultural y ¡ay de aquel que ose repudiarlas! Porque se pierde una buena ocasión para recibir una lección primero, de buen cine, segundo de soberbias interpretaciones, tercero de historia y por último, son un bálsamo en el que se concentran toda una serie de valores que me hacen pensar que sin duda, los que hoy en día rigen nuestros destinos, cuando llega la pascua, pasan del ‘péplum’.

Aunque tampoco creo que este término sea el más apropiado, creo que el péplum es a las superproducciones históricas, lo que el spaghetti western al western. Es decir, un subgénero que tuvo su periodo álgido a finales de los 60 y 70, pero que nunca llegó a tener esa consideración de superproducción histórica.

Las de romanos, como mandan los cánones del séptimo arte, son pocas y cada año resulta gratificante revisarlas, porque aunque la fotografía o algunos exteriores resulten arcaicos, encontramos escenas y diálogos que sobreviven al paso del tiempo y siempre permanecen vigentes, porque, en definitiva, se tratan cuestiones vitales como el amor, la pasión, el odio, la misericordia o el perdón. Y aunque en la actualidad giremos la cara a estos términos, las reacciones que nos provocan siguen siendo las mismas.

El amor hacia tu pareja o tu familia, la pasión por tu trabajo (el que la tenga), el odio en aquellos que no son capaces de asumir sus propias limitaciones, la misericordia con los que padecen o el perdón cuando reconocemos nuestra culpa, no son cuestiones puramente religiosas, forman parte de cada uno de nosotros, responden a cuestiones éticas.

El hecho de apartarnos de la religión por una razón empírica o de distanciarnos de la Iglesia porque su mensaje a nivel comunicacional es peor que obsoleto, debiera servir para hacernos mejores personas, porque mostraría que no necesitamos un refuerzo como el que nos da, en este caso, la religión católica. Demostraría que lo tenemos asimilado e interiorizado, pero la realidad acaba siendo otra. La merma que sufrimos, la laguna que tenemos es educacional, porque ya no queremos disponer de 3 horas para ver una peli de romanos, ni mucho menos reflexionar sobre el mensaje que nos trasladan, renunciamos al conocimiento histórico que nos brindan y crecemos con unos muñones éticos que lo flipamos.

Y si queréis saber una cosa, ha llegado la Pascua y he vuelto a ver Espartaco, Ben-Hur y Quo Vadis? Y podría hacerlo extensivo a Los diez mandamientos, Sansón y Dalila o La Caída del Imperio Romano y poco más. No entro a valorar, tan siquiera, este tipo de cine bíblico en los años 70, 80 o 90, ya que simplemente es nocivo para la salud.

Y si me preguntáis quien soy, sin titubear os responderé: ‘Yo soy Espartaco’.

¡Mamá, quiero ser asambleario!

Lleva dos días arrastrando su espesa boatiné por la casa, en un estado de vigilia constante y no asimila el nuevo horario por el que de repente anochece tan pronto. Un horario cambiado por decreto el mismo día que han comenzado a desaparecer canales de TV, por aquello de la resintonización, en su aparato de caja, ya que se consideraba un superviviente frente al plasma, el led o como leches se llame ahora, smart tv o lo que sea.

Y para colmo en uno de los pocos canales, pixelado, eso si, porque su aparato de tdt postizo es una caca, anuncian el resultado de la lotería y sale corriendo hasta la mesilla para coger su boleto y al volver escucha que la operación púnica ha estado más repartida que la pedrea, entre Madrid, León, Murcia y Valencia, como no…

No entiende nada y cambia de cadena y en un magazine de tarde de esos rosa, hacen un amplio despliegue para averiguar si la Pantoja entrará en la trena y hace zapping hacia otro y en una tertulia de las serias hablan de chorizos y de si Blesa recalará también en prisión… Entre un programa y otro solo cambia el decorado del plató y el nombre de los encausados: en unos, banqueros y políticos y en el otro, folklóricas y políticos. ¿Será que estos últimos envilecen todo lo que tocan?

Cambia de nuevo con la intención de buscar las noticias del tiempo que siempre le evaden y relajan y da con un canal en el que muestran una imagen de la península en pantalla, ‘aquí es’ dice para si y en el mapa comienzan a aparecer puntos rojos, hasta teñirse de un bermellón subido casi por completo, mientras explican que se trata de puntear y ubicar los casos de corrupción política que se están investigando…

Una vez más la actualidad se tiñe de rojo, pero de rojo chorizo, de ese tono rojizo que además impregna de un olor fuerte las instituciones en las que se instala y cubre de una capa grasienta las cabezas de los que manipula y gobierna.

Estilismo ideal para visitar el super.

Estilismo ideal para visitar el super.

Y en ese momento de catársis ve la luz, decide hacer algo más que solidarizarse en change.org y se da una ducha bien fría y piensa que su país también necesita un buen manguerazo a presión que arrastre olores pestilentes y pegajosidades grasosas y grimosas. Abandona su boatiné de Gran Lebowski y baja hasta la plaza donde se celebra una Asamblea ciudadana y participa y se hace un hueco como asambleario activo, mientras piensa que su madre, ahora sí, estará orgullosa de él.

Toda buena causa comienza por un simple buen gesto…