Si la vida te da golpes, cree en ti

A veces la vida te da golpes, que poco a poco vas intentando esquivar, hasta que llega alguno que te impacta frontalmente en la cara y te deja KO. Es el típico golpe que no esperabas (o a lo mejor sí), pero que te llega directamente a los morros y, cuando te llega, ya nadie te lo puede quitar. Al principio actúas como cualquier otra persona, intentas preguntar por qué, qué ha sucedido, por dónde ha venido, quién ha sido el que te lo ha dado, pero cuando encuentras la sinrazón, comienzas a pensar en positivo.

golpe

Escena de la película ‘Gilda’ FUENTE. hola.com

Y ahí está la clave, en darte cuenta de que todo es suplerfluo, en darte cuenta de que si realmente crees en ti, se puede. No hay nada más valioso en esta vida que la autoestima. Parte de ser uno mismo y parte de lo que resulta la autenticidad de uno es el poder seguir luchando, el poder seguir tus sueños. Creer en ti es el primer paso para hacer posible las cosas y para que otros, en tu misma situación, con la misma ostia en la cara que tú, también crean que es posible. Tener seguridad en nuestras decisiones y ser coherente en nuestros comportamientos; nos hace sentirnos seguros y nos permite además decir que ‘no’ cuando es necesario, tomando la decisión que consideramos correcta.

Cuando uno se cae, si quiere avanzar tiene que levantarse. Cuando uno es capaz de superar las barreras mentales que le acechan, es cuando se repite una y otra vez ¡sí puedo hacerlo! Y es entonces cuando se vuelve imparable.

Lo que hace irresistible a alguien de verdad es la autoconfianza. Eso es lo que atrae a la gente; esa sabiduría, esa aceptación de uno mismo. Si uno no confía en si mismo ¿quién va a confiar en él? Si te das por vencido en esta vida, estás más que perdido.

vida bella

Imagen de la película ‘La vida es bella’ FUENTE. youtube.com

Hay que dar tantas gracias por lo que tenemos, por la gente que hay a nuestro alrededor que nos aporta cosas, que nos faltarían hojas para poder escribir un libro.

Y es que hay muchas cosas en este mundo que sí que importan. Y una de ellas es ser uno mismo en esta sociedad que te obliga a ser como todos los demás. Sonríe a la vida, deja que tu sonrisa cambie el mundo, pero nunca que el mundo cambie tu sonrisa.

Así que cuando sientas que la vida no es fácil, que la vida te pone a prueba, piensa que esa prueba y esa felicidad no son incompatibles. Y recuerda, siempre recuerda, que la vida no se vive por los éxitos, sino por las emociones y por lo que éstas nos hacen sentir. Lo demás… ya sabes ¡a la basura!