El placer de la comunicación sencilla

¿Cuánto tiempo hace que caminas como sin rumbo por la calle y no te paras a ver un atardecer, escuchar la lluvia (bueno eso es porque aquí en Valencia casi no llueve y cuando llueve, llueve muy mal) o respirar un poco de aire en el parque? ¿Cuánto hace que no quedas con los amigos simplemente para charlar, con los móviles apagados, verse las caras sin webcam y compartir unas sonrisas más allá de los emoticonos del Whatsapp que nos tienen secuestrados a todos?

¡Pues todas esas cosas son gratis! Y, además, comunicarlas no cuesta nada, que lo sepáis.

No necesitas casi nada para  FUENTE: Flickr.com

No necesitas casi nada para tener una vida agradable
FUENTE: Flickr.com

Estamos mal de la cabeza y no lo sabemos. Hace demasiado tiempo que sólo parece que los grandes ascetas disfrutan y son felices sin tener la necesidad de acumular más y más trabajo, más y más cosas inútiles que, una vez están en nuestras manos, descubrimos que no nos hacen felices, sino más bien lo contrario, nos esclavizan y se transforman en un puente para conseguir algo más grande y exclusivo. Queremos el último modelo de artilugio “guayparanada” porque estamos seguros que si acabamos consiguiéndolo vamos a ser “lo más”. Hipotecamos hasta a nuestros nietos por conseguirlo, pero es igual, nos sentimos igual de pringados y de pringadas.

Lo que parece claro es que algo hacemos mal, ya no es la búsqueda de la felicidad lo que nos mueve, sino el gustirrinín ese que nos da (humanos que somos) tener más que la vecina del quinto, enseñarlo y que le reconcoma la envidia cochina. ¿Alguna vez has llegado a pensar que no necesitamos casi nada de lo que nos meten en la cabeza para tener una vida agradable? Igual esta es la gran trampa del capitalismo salvaje que vivimos. Con ella nos tienen atrapados por el pescuezo, nos han hecho creer que la vida se reduce a una lucha por amontonar, al “estilo Diógenes“. Nos hemos transformado en simples robots que mueven la rueda para retroalimentarla una y otra vez, hasta el infinito.

Nos matamos trabajando por unos eurillos (que en realidad no tienen más valor que el que les dan las cosas), con ellos compramos muchas veces cacharros inservibles que otros robots fabrican y caprichos superflúos. Nos quedamos sin blanca y seguimos trabajando para conseguir más eurillos y así vuelta a empezar. Es una rueda no muy distinta a la de los hamsters, pensémoslo bien.

Hay puestas de sol que pueden llenar nuestras almas FUENTE: commons.wikimedia.org

Hay puestas de sol que pueden llenar nuestras almas
FUENTE: commons.wikimedia.org

Ahora que estamos ya en otoño, que las horas parece que se acortan un poco más y que todos volvemos a la marcha habitual, igual es un buen momento para intentar volver al placer de la comunicación sencilla, a las cosas que no requieren ni complicaciones, ni gastos, ni siquiera Wi-Fi de Gowex. Cosas como parar en un banco al atardecer (de los de sentarse, que los otros dan grima) y disfrutar de una puesta de sol, sucede a diario pero la pantalla del Iphone no nos deja verla. Entonces descubriremos que la felicidad no entiende de ideología, ni de economía, ni de bolsa ni de hipotecas ni del FROB. La felicidad es más simple que todo eso, está en nosotros, hemos de saber cultivarla, de comunicarla con cosas simples y humanas que al final son las que nos llenan. Entonces descubriremos que la vida no es un asco, como nos están haciendo creer incrustándonoslo a martillazos en nuestro ADN para así hacernos sentir desgraciados y mantenernos aborregados a su merced.

Contaba John Lennon que cuando tenía 5 años su madre le decía que la felicidad era la clave de la vida y que un día en el colegio, un profesor le preguntó qué quería ser de mayor. Lennon contestó: feliz. El profesor le reprochó que no entendía la pregunta y dice que él respondió: usted no entiende la vida.

Por eso, quisiera desearos de todo corazón que seáis capaces de encontrar ese momento de paz y felicidad que os merecéis, esa puesta de sol que llene vuestras almas. Yo voy a intentarlo, me hace mucha falta.

Anuncios

Un pensamiento en “El placer de la comunicación sencilla

  1. Pingback: Si la vida te da golpes, cree en ti | COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s