El quinto poder

Este verano una campaña en las redes sociales ha dado mucho que hablar. Me refiero a la campaña del Cubo Helado para dar visibilidad a la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Los vídeos de gente famosa tirándose cubos de agua helada llegaron a los informativos de todo el mundo y el fenómeno ha estado en boca de todos. Y aunque a nivel monetario, la recaudación no ha sido muy elevada, sí que ha servido para dar a conocer la enfermedad y los problemas a los que se enfrentan las personas que la padecen.

Es solo un ejemplo del poder de las redes sociales. Estar en la red puede ser algo más que un clic para entrar, decir que me gusta o compartir. Muchos movimientos sociales se han constituido a través de la red y utilizaron su poder de propagación para conseguir muchos de sus objetivos. Ahí están la Primavera Árabe o el 15-M para dar fe de su éxito. O de manera más cercana, plataformas como Change.org y Avaaz.org recogen miles de peticiones para solucionar algunos de los problemas más importantes para los ciudadanos.

En términos más prosáicos, las cadenas de televisión están usando los comentarios en Twitter para poder medir las audiencias de sus programas, es una manera de testarlos automática y puede ser muy atractiva para los anunciantes.

Pero a ese poder de las redes casi no se le da importancia. Se presta atención a cosas curiosas (como que El Quijote se pueda leer en 17.000 twuits), solidarias o comentarios fuera de tono de algunas personas. Se señala lo fácil que es lanzar un rumor en la red y que este se propague o se analizan hasta la saciedad los tweets de famosos o sus fotos en Instagram. Todo menos escuchar y prestar atención a lo que la gente habla en las redes.

quijote

Y no solo son las redes sociales donde puedes encontrar información de lo que piensa en sí la sociedad, si pones en Google la palabra foros aparecen más de 60 millones de entradas. Si escribes blog salen más de cinco millones. Así de fácil y así de variado, porque hay desde política, tecnología u ocio, hasta noticias del corazón, niños o animales. ¡¡¡Hasta he encontrado un blog dedicado a la muñeca Nancy!!!

quinto poder

Todo ello demuestra el potencial de lo que algunos ya consideran el quinto poder. Un poder que es de todos y en el que todos participamos de alguna manera. Es más democrático y más accesible. Esperemos que no se desvirtúe, como se han desvirtuado los otros.

Anuncios

2 pensamientos en “El quinto poder

  1. Yo creo que las redes aún no son el quinto poder. Creo que, de momento, son el podercito: ejercen algo de presión en marcas comerciales, hacen mucho ruido y pocas nueces y, a veces y de manera anecdótica, tienen repercusión en medios, pero es podercito.

    Será quinto poder cuando deje de ser “lo que pasa en la red, se queda en la red”.

    • Me gusta el palabro, podercito, jeje.
      Yo creo que a nivel social, las redes sí que han demostrado las posibilidades. Su capacidad para la movilización de la gente en diferentes protestas o en campañas solidarias es muy fuerte. Pero, en otros campos, todavía les queda mucho recorrido. Quizá, como dices, sea exagerado llamarle quinto poder, pero como dicen en mi pueblo, “avant se farà”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s