Mensaje (a facebook) en una botella

Las Fallas tienen esa extraña habilidad de ralentizar el tiempo, de dejar todo aparcado y una vez han pasado, nos lanzamos de nuevo al ruedo. Sólo que, de repente, notamos la arena diferente, la luz del sol tiene un brillo inusual, pese a que no nos resulta desconocido. Debe ser la primavera, la ‘primera verdad’, como he escuchado hoy en la radio, si descomponemos la palabra y nos remitimos al latín, aunque llevado a un tono poético, puesto que el verdadero desglose sería ‘prima’ (primer) ‘ver, veris’ (verde) y éste suena más lógico.

No obstante, la primera verdad que hallamos los que notamos el paso del tiempo es una mayor reticencia a los cambios y esta desazón me sobrevino días atrás al consultar la actualización de ‘mi facebook’, porque es mío y me lo habían cambiado con un regusto dañino a la vista y una recomposición que se puede definir de cualquier forma menos estilosa.

Ya lo sé, no es el primer cambio, los vienen haciendo desde el principio, pero si es, atendiendo a mi sensible vista, hasta la fecha, el más agresivo.  Desde luego los que no nos consideramos nativos digitales sufrimos las consecuencias y la fobia de ese trastorno del ‘cambio continuo’ y no acabamos de entender la velocidad a la que está sometido todo. Las empresas, las marcas ya no valen lo que son, su valor está en lo que serán capaces de ser. Vivimos en un presente condicionado cada vez más por el futuro, cuando hasta hace, apenas, 30 años en nuestra civilización regía todo lo contrario: éramos el resultado de lo que una vez fuimos. Nuestro presente, entonces, estaba ligado a nuestro pasado. Es un cambio extremadamente severo para que algunas generaciones, como la mía, vivamos ese tránsito sin estar sometidos a tensiones y riesgos.

botella con mensaje tecnologico

¡Qué me devuelvan mi facebook, coño! ¿O es mi PC el que se ha quedado obsoleto? Desde luego paso de actualizar, por el momento, la aplicación para face en mi smartphone. Ya sé que en unos meses no le daré importancia, pero la putada de esto es que todo va tan rápido que no nos da tiempo a generar recuerdos, cada vez tenemos menos trastos/gadgtes/souvenirs de esos que moldeaban nuestro perfil social y psicológico y que tenían un valor emocional incalculable, porque ahora lo que se lleva siempre es lo último (el iphone 4, 5, 6…) sin reparar en que lo último nace viejo. Yo, por si acaso, cual Diógenes desatado, sigo acumulando en garajes y trasteros: elementos, detalles, libros, cómics, álbumes, figuritas… En definitiva, ‘cositas’ que algún día me den pistas sobre mí mismo, por si pierdo el sentido, para que me recuerden quien soy ó quien fui, por si mi mente ‘me da error’ o la tecnología me lanza a un futuro incierto cual astronauta en Gravity y me deja en un limbo en el que olvido quién era y lo que anhelaba.

– – – – – – –

 

En memoria de Adolfo Suárez y de todas aquellas personas anónimas que dejan este mundo vacías y desnudas de recuerdos y a todas sus familias, amigos y colectivos que dedican sus esfuerzos a contrarrestar una enfermedad sin (apenas hoy) remedio.

Anuncios

8 pensamientos en “Mensaje (a facebook) en una botella

  1. Me ha encantado el enfoque para con la memoria de Adolfo Suárez. No es el único que se ha ido vacío y desnudo de recuerdos, aquí parece que sus acciones y recuerdos han quedado en el olvido eclipsados por los mil y fatídicos cambios políticos que andamos viviendo. En fin, a mi tampoco me gusta el nuevo diseño de Facebook. 🙂

  2. Gracias por el recuerdo a los enfermos de Alzheimer. Ha sido un detalle. Y no debemos olvidar que es una enfermedad muy dura, larga y que afecta a toda la familia. ¡Gracias!

  3. Ferrer, P. (2014: COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA. Mensaje (a facebook) en una botella) «… sin reparar en que lo último nace viejo». Este sería mi Diógenes particular: acumular citas tan profundas y con tanto sentido que no importase si un día deja de regirme el cerebro, o la cordura me abandonase a mi suerte, seguro que leyéndolas de nuevo la tempestad neuronal se tornaría una plácida calma.
    En cuanto a facebook, hablando en plata, que le den. Que hagan lo que quieran. Precisamente, cuanta menos importancia le demos a uno de los tantos medios que lo deshumaniza todo, y almacenemos nuestros recuerdos con formas más personales y afines a la propia forma de ser de cada uno, mejor nos ira y menos opciones tendrán de reemplazar nuestras ‘cositas’ por actualizaciones que no dejan de ser absurdas y desconcertantes.
    No dejes de ser un referente Pedro. Muy buen trabajo.

    • De lo que estoy seguro, sire, es que nuestra amistad, que se inicia ahora, tendrá un largo recorrido. Mi único propósito en este cuatrimestre es despertaros del letargo y prepararos para lo que hay fuera (desde mi modesta aportación) y me halaga saber que tu llegas despierto a la cita.

  4. “…lo último nace viejo.” Efectivamente. Sólo queremos novedades, ultimas tecnologías y últimos modelos, pero vivimos anclados en la moda vintage. Vivimos de héroes del pasado.
    Me ha gustado mucho, Pere. Gran reflexión. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s