¡Quiero ser una tía buena!

Os advierto que si vais a leer este post buscando fotos mías con veinte años menos, vais mal. Si buscáis claves para convertiros en un o una sex symbol o trucos para ligar más, también vais mal.  Este post no va de eso.

En realidad este post comenzó a gestarse hace ya nueve meses y una semana, cuando un par de personas especiales para mí decidieron apostar, una vez más, por eso que muchos llaman tan cursimente “el milagro de la vida”, y darle un nombre propio: Lucía.

¡Colegas, soy tía, otra vez! De una sobrina que decidió ser cómplice de esta entrada al hacer su aparición estelar en Valencia, el pasado Puente de diciembre. Y no trajo un pan bajo el brazo, pero sí muchas alegrías y alguna que otra  reflexión curiosa.

Para empezar, no me había percatado aún del mogollón de veces que se puede llegar a decir la muletilla “tía” en un contexto personal, familiar o profesional. Como periodista, esta es una de las situaciones vitales en las que te das cuenta de que hay varios y nuevos significados a las palabras que se utilizan a diario. Y no sólo hablo de semántica sino que, personalmente, creo que una palabra también puede ser un nuevo rol que, de repente, hace acto de presencia en tu día a día.

No sé si a vosotros os pasa de vez en cuando, pero a mi hay veces que me ocurre que voy buscando algo desesperadamente y otras que, de repente, ese algo llama a mi puerta. Y cuando esto me pasa siempre digo: ¿qué hago lo cojo o no? Y, ¿sabéis que acabo haciendo? : lo asumo. El peligro, muchas veces, está en que no asumo la decisión, sino que delego en mi entorno. No sé si me explico. Por seguir con este ejemplo concreto: mi hermana y mi cuñado han sido quienes han tomado la decisión de hacerme tía, sin embargo en realidad soy yo quien le da significado a la palabra “tía”. Si realmente elijo el  rol de “tía” como parte de mi identidad personal, elijo también lo que quiero para mí.

Al pararme a reflexionar, a decidir si lo cojo o no lo cojo, estoy asumiendo mi responsabilidad, en el grado que yo quiero y puedo. Estoy eligiendo. Y el proceso de elegir también me hace ser consciente de las alternativas y de las consecuencias. Es un acto de expresión de mi libertad. También de mi compromiso. Estoy dando valor a mi palabra.

En definitiva, que, hasta ahora, estoy feliz y contenta con este nuevo rol, al que he dicho un SÍ, así de grande. Y he decidido que no voy a ser una tía cualquiera, he decidido que quiero ser una tía buena.

 

Quiero que Lucía disponga del mayor número de opciones para ser lo que quiera ser. Como mi hijo Mario (el  amor de mi vida) y mi otro sobrino y ahijado, Gonzalo. Quererla y que se sienta querida. Ella es única, especial y protagonista… como todos y cada uno de nosotros.

Llevo unos días dándole vueltas al tema de cuál va a ser mi regalo. Y ayer dí con la clave. Decidí que me gustaría compartir con todos vosotros a la peque. Y nada mejor que darle la bienvenida a mi ‘sobri’ haciéndola una resistente más.

Y le dejo un post en blanco, una entrada nueva, para que ella escriba sus propias aportaciones en un futuro. No hay prisa, ya leerá esto a su debido tiempo. Lo importante es cómo actuemos ella y yo en ese tiempo.

¿Qué os parece? A mí un excelente ejercicio de toma de conciencia y de compromiso. Y un bonito detalle personal que seguro me agradecerá. Válido también para vosotros, para todos los padres, madres, tíos, tías, amigos, amigas…

Aunque hay quien me dice que no me ganaré el título de tía buena hasta que no cambie un pañal de los “buenos”, yo ya me siento una auténtica tía buena.

Anuncios

2 pensamientos en “¡Quiero ser una tía buena!

  1. Bea, me ha encantado! Yo también tengo una Lucía en mi vida, mi hija mayor, y no hay mayor sentimiento que saber que eres importante para ella, que te quiere y te necesita en su camino vital. Enhorabuena tía buena!

  2. Hola, María. Me alegro de que te haya gustado. Gracias por la felicitación. La verdad es que tienes razón en lo que dices. Cuando nace un bebé el mejor regalo que se le puede hacer es prepararlo para la vida y apoyarle, que ya es. Muchos besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s