Redes sociales: entre la dependencia y el hartazgo

Perdonad mi lentitud de reflejos, pero cada vez me doy más cuenta de que en los medios sociales existe una delgada línea entre la dependencia y el hartazgo. Un día nos despertamos encantados de estar tan comunicados y al día siguiente nos gustaría tirar el móvil por la ventana antes de irnos a dormir.

A veces nos cuesta salir del círculo vicioso de las redes sociales y encontrar el perfecto punto medio

A veces nos cuesta salir del círculo vicioso de las redes sociales y encontrar el perfecto punto medio

No hay quién nos entienda, la verdad. Estamos todos un poco “bipolares”. Nos cuesta tomar conciencia de esta situación y vemos súper complicado salir de ese círculo vicioso y encontrar el perfecto punto medio.

No es que yo quiera daros hoy consejos sobre cómo hacerlo, pero sí quiero compartir con vosotros unas reflexiones que yo misma me hago de vez en cuando. Sobre todo, cuando veo que se acerca el fin de semana, un largo puente festivo para descansar o unas mini vacaciones de esas que te relajan que no veas.

Si preguntas a un amigo, posiblemente te dé una solución sencilla: ¡Chica, apaga el móvil y desconecta de una vez! Y tú, en ese momento, piensas: ¡Espera, que ha llegado el listo! ¡Cómo si fuera fácil!

Estas frasecitas me recuerda a cuando quieres dejar de fumar y todo el mundo a tu alrededor te dice que es tan sencillo como tirar el paquete de golpe y limpiar tus pulmones por dentro. Sencillo no es, vamos a ver, pero en el fondo, si lo piensas bien, tampoco es un mal remedio.

Si estás en fase de dependencia con las redes sociales, el primer paso es reconocerlo. No te engañes. Hay que gritarlo alto y claro: ¡Estoy enganchado/-a a las redes sociales, no puedo vivir sin mi…! (póngase la red social a la que más adicción se tenga).

Plantéate en serio cuál es el motivo que te hace publicar cada dos por tres, que te hace mostrarte como superior a tus amigos, que te impide no estar 24 horas sin comentar. ¿Has pensado alguna vez si tus amigos se enfadarían por no verte en las redes un ratito?

Que sí, que ya sé que esto te mola, que quieres compartirlo todo, que tienes una marca personal que mantener y que si un día no publicas, Facebook chapa la paraeta, todos lo sabemos. Pero recuerda que cuidar tu yo, tu persona es esencial. Reconócelo, necesitas desconectar y pasar tiempo con los tuyos. ¿Acaso Mark Zuckerberg queda contigo de cañas y escucha tus problemas? ¿Acaso te llama por teléfono y te cuenta lo que va a hacer mañana?

Facebook engancha más a los que no utilizan las redes sociales como herramienta de trabajo

Facebook engancha más a los que no utilizan las redes sociales como herramienta de trabajo

La dependencia suele ser mayor problema para los que nos dedicamos al Social Media, ya que eso de lanzar el móvil por la ventana o apagarlo de inmediato no suele estar bien visto por los que te pagan por ello. Pero, eso no quita para que volvamos a hacernos la misma pregunta de siempre: ¿dónde está el límite entre lo personal y lo profesional? Que trabajes en el sector no significa que dejes de tener vida o que toda tu vida deba ser online. Lo dicen hasta las madres: “Estás todo el día enganchada, te vas a volver tonto-a”.

Dicen las malas lenguas que Facebook engancha más a los que no utilizan las redes sociales como herramienta de trabajo, que Twitter es la que atrapa más a los que trabajan en el sector por su inmediatez, su gran alcance y la cantidad de información que se mueve en ella. Aún así se puede, y se debe, desconectar. Es curioso cómo he escuchado a muchos profesionales de los buenos, de esos que tienen trabajo por un tubo, decir que se van fuera del país para poder estar sin red móvil, es decir, estar sin Internet y dejar de tener remordimientos. O poner el smartphone en modo “Conexión de datos desactivada” para tomarse un respiro.

Si eres de los que piensan que tus seguidores te dejarán de seguir y te abandonarán por completo por no actualizar cada cinco minutos tu estado, te diré que es más probable que te hagan ‘unfollow’ por hacer mucho ruido en su timeline. En mi caso prefiero seguir a gente que comparte contenidos por su interés y calidad, que a los que comparten ya por puro vicio. Además, la gente es comprensiva y entiende que todos tenemos derecho a vivir la vida.

Por eso, si estás saturado de tanta red social, relájate e imponte horarios de ocio y descanso en los que no toques ninguna de las redes. Tu vista, tu cuerpo, tu mente y la gente que te rodea agradecerá que no estés todo el día dándole a las teclas del móvil, de la tablet o del ordenador 🙂 .

Palabra de amiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s