¿En qué piensan los que parece que no piensan?

Existe una categoría de personas que a una determinada edad de su existencia creen estar en condiciones de saberlo todo y no saben (casi) nada. Caminan sin tocar suelo, les resbala todo como si vistieran de teflón, suelen elevar el tono de exigencia y en cambio, carecen de la más mínima capacidad de autocrítica.

Se habla, por otros foros, de generaciones pérdidas, sobradamente formados, que no preparados, ¡qué fue de aquellos JASP! Los de hoy, por el contrario, no encuentran la oportunidad de demostrar sus dotes y se alienan, enrocan, se parapetan en su atalaya. Entiendo el disgusto, pero no su reacción pasiva, la de muchos.

El otro día topé con una treintena de ellos y constaté como entraron hasta su cocina para ofrecerles una práctica remunerada y los citaron en su misma casa, en primera y segunda convocatoria… pero debió de ser una mala hora, tanto una como la otra, porque allí no acudió nadie. No lo vieron interesante, ni tan siquiera llegaron a preocuparse de las condiciones… ¿en qué piensan los que no piensan? ¿qué tipo de plasma les recorre las venas?

el-pensador-de-jamia[1]

¿Nos hacemos mayores el resto o de verdad están perdiendo el tiempo? Me miro en el espejo y las arrugas empiezan a surcar mi rostro ante la pasividad de la hidratante de día y la correctora de noche. Y pienso, de nuevo, qué flaco favor hacen el mundo de la publicidad y los copys de turno en su afán por rellenar de texto con palabras huecas el etiquetado de tantos y tantos productos, sobre todo, de cosmética.

Pero volviendo al asunto ¿De qué pasta estamos hechos cuando ya nada parece lo suficiente heavy como para impresionarnos? Tragamos y tragamos con desdén y de vez en cuando surgen voces disonantes que nos arremolinan en atropellada algarada como la perorata de Beatriz Talegón, que si por los organizadores del congreso hubiera sido, si que la meten en el ‘talego’ o el adalid de los economistas indignados, no como aquel beato de Liébana, también ilustre y cuya festividad se celebra tal día como hoy (19 de febrero, ¡albricias!), sino Gay de Liébana, flemático, socarrón y torticero, capitán del youtube y alborotador de tertulias.

¿Cuántos más de todos ellos necesitamos para lanzarnos unos y otros a reclamar lo que es justo? Ya no es tiempo de seguir cargando a diestro y siniestro desde el sofá, empecemos siendo críticos y exigentes con nosotros mismos y quizá las cosas vayan volviendo a su sitio.

Carguen contra el Duque, pero también contra los que con alegría extendían sus talones desde el cajón público, carguen contra aquellos que pese a compartir lecho ‘no saben’ de los usos y costumbres de quien tienen durmiendo a su lado, carguen contra los cínicos y los listos. Pero, sobre todo, recordemos a los que vienen por detrás que hay otra manera de hacer las cosas y tanto ellos como nosotros nos debemos levantar y hacerlas.

Y si no, escuchen a un maestro y a una aventajada alumna.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/premios-goya/jose-sacristan-goya-mejor-actor-principal/1692886/

 

Anuncios

5 pensamientos en “¿En qué piensan los que parece que no piensan?

  1. Va a quedar muy de abuela cebolleta pero uno es pasivo cuando tiene todas sus necesidades cubiertas. Es un poco eso de “¡cómo se nota que tú no has pasao una guerra!. En cuanto nos tocan lo “nuestro” nos levantamos pero, hasta entonces, es difícil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s