El discreto encanto de las agencias

Reconozco que mi reacción a las noticias es particular, que me dejo llevar por el impulso de lo que me llama la atención. Y es que, ante el panorama informativo en general, de escasa calidad y carente de imparcialidad informativa, cuesta trabajo encontrar artículos que valgan el tiempo que les dedicamos. Es más, a nivel informativo, hay días en los que El Mundo Today me aporta más que la prensa. En serio.

Hoy mi vista se ha detenido ante un “artículo” sobre unas declaraciones de Morgan Stanley, uno de esos tiburones sin entrañas que juegan con los destinos de los ciudadanos como nosotros jugábamos (y jugamos) al Monopoly.

monopoly

Morgan Stanley dice que España va camino de ser “la próxima Alemania”. Evidentemente me he quedado tieso. ¿Y quién no? Con la que está cayendo, con lo mal que nos han estado diciendo durante meses que estamos, lo mal que lo hemos hecho, etc., y ahora resulta que, salta una “noticia” bomba, viene Draghi a España y llegan los tiburones de turno a decirnos que vamos fenomenal. Oigan, róbennos, pero hagan el favor de no burlarse en nuestras caras.

La noticia se reproduce (literalmente) en casi todos los periódicos nacionales (y de provincias) de información general (y especializados) gracias al trabajo de las súper agencias de información, a saber, EFE y Europa Press, que algunos becarios (porque si han sido periodistas profesionales –de los que cobran- tiene verdadero delito) han tenido la bondad de fusilar. ABC, EL PAIS, EL MUNDO, Expansión y un largo etcétera. Pero, ¡espera! que te pones a rascar un poco y ves que hasta el Huffington Post, ese medio ejemplar ha hecho igual. Y hasta en el extranjero. Mal de muchos consuelo de tontos. En fin. Esto es lo que yo llamo pidiorismo del bueno. Qué risa, ¿no?

Me he visto tentado a buscar algo más de información (noticias en Google) sobre lo que dicen los señores de MS y he descubierto el gran drama que se vive en su seno tras haber cerrado  el pasado ejercicio perdiendo 88 millones (aclárese que tras haber ganado 1.566 millones de euros el año anterior) hasta el punto de haber bajado un 30% el sueldo de su CEO (cómo me gustan estas abreviaturas que nadie tiene por qué entender y que tienen equivalente en español, nos hacen sentir tan ignorantes!) y que ahora asciendo a sólo 6 millones de euros. Honestamente el estómago no me ha dado para terminar de leer ese artículo que detalla lo que cobran otros tiburones. He ido directamente al final feliz “Morgan Stanley recientemente mostró señales de que estaba corrigiendo el rumbo”. Me quedo más tranquilo.

El pobre de Jamie Dimon

El pobre de Jamie Dimon

En definitiva, valiente tomadura de pelo, de los políticos, de los medios y de las agencias (de prensa y de calificación). Me siento estafado, que no derrotado (aún).