De marketing, deporte y política

Todos deberíamos cuestionarnos nuestra ética profesional de vez en cuando. O, al menos, alguna vez. Trabajar en marketing o en publicidad plantea dilemas al tratarse de materias que trabajan con las motivaciones de los individuos. Lo vemos día a día, en productos que se anuncian apelando al deseo y a las aspiraciones del público objetivo. Porque ¿cómo anunciar si no un perfume, por ejemplo?

A veces las asociaciones de ideas marcan el camino. Por ejemplo, la camiseta azulgrana del F.C. Barcelona, tiene una gran similitud con la bandera del Tíbet. Qué fácil para dicho club difundir la marca por ese territorio. Pero a veces sucede que el marketing actúa a la inversa, hacia el producto. Puede suceder, como he podido comprobar en tv, que los tibetanos luzcan las camisetas del Barça y las banderas del Tíbet como reivindicación política (justa por otra parte).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El F.C. Barcelona ha sabido ganar terreno a los grandes titanes del fútbol en materia de marketing: Real Madrid (que ya hizo un excelente trabajo durante el primer mandato de Florentino Pérez) y Manchester United (al que contribuyeron mucho figuras mediáticas como Cantona, Beckham y CR7). De este modo se ha colocado en segunda posición en el ranking de clubes de fútbol con mayores ingresos, desbancando al United. Claro que cosechar un inusitado número de títulos en poco tiempo ha sido clave. Pero han sabido aprovechar la coyuntura.

Pero las asociaciones nos acercan a ciertos individuos y nos alejan de otros. De modo que tener un  público “cautivo” como el tibetano puede alejarnos del chino, infinitamente superior, con mayor poder adquisitivo, mayor fascinación por lo occidental y ciertos hábitos de consumo.

Si yo fuera directivo del Real Madrid me lanzaría a la carrera a por el público chino antes de que el Barça consiga colonizarlo. Me sigo preguntando si el rojo de la segunda equipación del año pasado tiene algo que ver. En tal caso yo habría intentado ajustar más el “pantone”. Pero el mercado chino tiene otro condicionante cultural, y es que no se casa con nadie, sólo con el éxito, y en los resultados deportivos entran otros factores que escapan al poder del directivo, por mucho dinero que invierta.

El Barcelona tiene una estrategia clara con Qatar: acercarse al mercado árabe y, tal vez, encarnar ciertos valores. Ya hizo algo parecido con Unicef, con el pretexto de difundir una idea, experimentando de paso si funciona en el “soci” lo de tener patrocinador en la camiseta. A mí me huele a emotividad en pos de un objetivo económico, qué quieren que les diga.

Pero espantoso me parece lo de la UNESCO patrocinando a un equipo de fútbol (en caso de que se trate de un patrocinio económico), el Málaga, o dejándose representar por él. Perfecta representación de aquello de mezclar churras con merinas.

Habría que revisar el uso que se hace del fútbol para difundir ideas políticas, y dejar que el fútbol sea lo que es: un juego.

En cualquier caso, volviendo al principio, los profesionales deberíamos reflexionar sobre la ética de nuestro trabajo, al menos alguna vez.

Anuncios

Se busca bloguero/a

¿Te interesa la comunicación? ¿Te gustaría escribir en el mejor blog de la galaxia conocida y parte del extranjero (EJEM)? ¿Quieres compartir con otras personas tus reflexiones sobre comunicación, los medios de comunicación, las redes sociales?

¡¡¡ESTE ES TU SITIO!!!

En Comunicación de Resistencia estamos de safari. Andamos a la caza y captura de  bloguero/a. Para escribir, debatir, almorzar, echarnos unas risas y lo que surja. Pero, sobre todo, para escribir. Bueno, va y para lo de las risas.

Así que vamos a hacer un casting. No un concurso, no, un casting, porque vamos a elegir al bloguero/a que pensemos que mejor se adapta al blog.

¿Qué buscamos?

Un nuevo bloguero/a para Comunicación de Resistencia:

  • Que escriba sobre comunicación, los mass media, las redes sociales, las relaciones interpersonales… todas esas cosas de las que escribimos aquí.
  • Que quiera comprometerse a mantener una frecuencia de publicación de un mínimo de dos post al mes.

¿Qué tienes que hacer para participar en el casting?

Envíanos un post (o varios) sobre alguno de los temas habituales del blog, teniendo en cuenta algunas cuestiones:

  • Los post suelen tener una extensión de unas 500 palabras.
  • Cuida la redacción, la puntuación, las faltas de ortografía. Es importante para nosotros.
  • Utiliza negritas, cursivas, enlaces, imágenes y vídeos para enriquecer el texto.
  • No dudes en posicionarte, queremos saber tu opinión, que profundices en los temas, que nos enriquezcas con tu visión sobre las cosas, que nos cuentes cómo te comunicas con el mundo y cómo él se comunica contigo.
  • Si ya tienes tu propio blog  nos encantaría conocerlo y si nos envías el enlace nos ayudará a hacernos una idea más acertada de cómo y sobre qué escribes.
  • Utiliza un nick si prefieres permanecer en el anonimato. No somos CSI.

Puedes enviarnos tu post, tus preguntas y tus dudas a comunicacionderesistencia@gmail.com. Lo leeremos con cariño, lo valoraremos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Qué te ofrecemos?

No ofrecemos una oferta de trabajo, ni podemos prometer fama y fortuna, ya nos gustaría. Comunicación de Resistencia es un blog escrito por amigos: sobre todo, ofrecemos buen rollo y aprendizaje conjunto, una plataforma para compartir tus inquietudes, tus reflexiones y preguntas sobre comunicación. Ni más ni menos.

Tienes hasta el 28 de febrero para enviarnos tu post.

¡Te esperamos!

El País mata a Hugo Chávez y El Mundo se carcajea

No es noticia que el periodismo está pasando por una grave crisis en España. No es sólo una crisis económico-financiera o publicitaria, es una crisis mucho más profunda: el periodismo ha perdido el oremus. El norte, vaya. Va de pifia en pifia como pollo sin cabeza. No se salva ningún medio: del más grande al más pequeño, cada día es peor que el anterior.

La última metida de pata ha sido de uno de los grandes y a mí, sinceramente, me ha dolido: El País ha comprado y publicado en primera una foto de Hugo Chávez entubado, al borde de la muerte, que ha resultado ser falsa. En primera de su edición en papel y en su página web. Ha comprado y publicado, amigos.

Un error garrafal que no sólo le ha costado una pasta sino que ha dañado seriamente y una vez más su reputación de periódico de referencia. Pero estoy segura de que lo que más ha jodido molestado al otrora mejor e independiente periódico español ha sido que su eterno rival, El Mundo, ha tenido la oportunidad de mofarse en su cara, especialmente su director, Pedro J. Ramírez, a través de su cuenta de Twitter.

El Mundo-Chávez

Una imagen poco habitual: fotografía de El País en su archienemigo El Mundo. Claro, que ha sido para carcajearse de un error.

Es difícil entender cómo se ha llegado a esta situación, que me suscita muchas preguntas:

  • Cuando a un medio de comunicación como El País una agencia le ofrece una foto de estas características tiene que verificar la fuente: cuándo se ha hecho, quién la ha hecho, dónde, cómo se ha conseguido. ¿Se la han colado porque la agencia ha sido muy buena mintiendo o porque El País no ha sido riguroso en sus controles?
  • ¿Es un error cometido a propósito? Ya hay algunos medios y páginas que denuncian la intencionalidad política de publicar la fotografía de un Chávez moribundo.
  • Sabemos que Chávez está muy malito. Muy malito. ¿Es tan importante sacar una foto así de morbosa, arriesgando tanto? ¿Vale la pena el “todo por ser el primero”?
  • ¿Podemos atribuir un error como este a los recortes que ha sufrido últimamente la plantilla de El País? También hay quien ha atribuido el fallo en el control de calidad a los últimos recortes en la plantilla, arguyendo que hay menos periodistas, con menos experiencia, con la consiguiente pérdida de calidad del periódico.
  • ¿Qué consecuencias tiene a medio-largo plazo este tipo de errores para un medio como El País? ¿Perderá lectores? ¿Suscriptores? ¿Empezaremos a desconfiar de la veracidad de sus artículos?
  • ¿Cómo nos afectan estos casos de negligencia periodística? ¿Afecta a cómo nos enfrentamos a los medios de comunicación? ¿Nos estamos acostumbrando de tal manera a los errores de los medios de comunicación que nos les damos importancia? ¿Qué pasará cuando seamos unos descreídos totales y dejemos de acudir a los medios para informarnos de lo que pasa en el mundo? ¿Dejaremos de hacerlo?
  • ¿Rodarán cabezas? ¿Deberían?

Ya me gustaría tener la respuesta para estas y las otras muchas preguntas que se me ocurren sobre este tema pero no, no las tengo.

Y, mientras tanto, el periodismo tal como lo hemos conocido hasta ahora, muere lentamente.

¿Dónde estamos ahora?

En algún momento hemos abordado en este blog la comunicación más básica, la personal, la que se produce entre uno mismo. Si, cuando uno habla consigo mismo, también es una suerte de comunicación y en ella uno se autoanaliza, se evalúa, se justifica, se critica o se reafirma, según sea el balance que se haga finalmente de ello.

Y seguro que todos en algún momento nos hemos hecho esta pregunta: ¿Dónde estamos ahora? Pues bien, Mister Bowie se la ha planteado, justo al cumplir 66 años y estar alejado los diez últimos de la escena. Y ha hecho públicos sus pensamientos, eso sí, de manera un tanto enigmática.

David-Bowie-Photo-by-Jimmy-King[1]

¿Dónde estamos ahora? Es una cuestión que da título al single que sirve de adelanto a su nuevo álbum que verá la luz en el mes de marzo y sin duda (pese a las críticas, frías en su mayoría, de los que se saben entendidos) ha tenido una buena campaña de promoción y difusión. Será que la ausencia se ha entendido larga, en eso seguro que coincidimos todos.

Se trata de un tema sobrio, nostálgico, melancólico, monocorde, minimalista y un video clip más austero todavía, pero tremendamente bello. Su melodía y la voz del Duque desvelan un halo de esperanza, de rebeldía, de ‘aquí estoy yo’ pese a todo y todos, no de cansancio y hundimiento, como expresan algunos, que se traduce en el crescendo rítmico que acompaña a una letra básica, sintética, de pocas palabras, pero con una gran carga simbólica.

Disfrútenla y reivindíquense todos aquellos que ya hayan corrido lo suficiente como para detenerse y mirar atrás, contemplar todo lo vivido y preguntarse where are we now? 

Seguro que todos tuvimos que coger en algún momento ese tren, con todo lo que suponía dejar atrás…

Seguro que todos nos hemos quedado en algún momento sentados, viendo al resto pasar…

Seguro que en algún momento hemos tenido la capacidad, ya fuese en pesadillas o sueños, de ‘despertar a nuestros muertos’…

Seguro que en algún momento nos hemos sentido perdidos en el tiempo…

Pero seguro que todos aquellos que ya hayan corrido lo suficiente se han dado cuenta que llega un momento en el que sabes: LO SABES. Y ese momento es AHORA.

Y te das cuenta como Bowie, y te relaja saber que no pasa nada mientras haya sol; no pasa nada mientras llegue la lluvia, mientras exista el fuego, mientras esté yo y mientras estés tú conmigo.

Ese es Bowie, como cualquiera de nosotros que haya vivido, e imagino que cantando como canta estará curado de espanto ante críticas bisoñas que adolecen de la madurez de un artista como él, camaleónico, que siempre ha estado ahí, con sus altos y bajos, con sus entradas a lo grande y sus ‘mutis por el foro’. Como cualquier otra persona.

Siempre se ha utilizado el socorrido mensaje de que la música es un lenguaje universal. En este caso un vehículo idóneo de comunicación. De ahí que la utilice Bowie, que se borró de la ceremonia de las Olimpiadas de Londres por desavenencias con la dirección artística, para recordarnos que el camino recorrido ha sido largo y para el que le queda necesita saber que no estará solo.

PD: Bowie DEP Forever (11-01-XVI).

Damned lies

Hoy me ha llamado la atención el tema en dos periódicos (digitales). Visto el actual nivel periodístico nacional (opino del de aquí porque los de allá no los conozco y tampoco me interesan, a qué engañarnos), no sé qué me extraña… Fusilar un estudio y amoldarlo a lo que al público puede interesar. Perdón, llamar la atención, porque cuando se trata de algún estudio, encuesta o estadística, casi siempre hay alguien financiando el estudio del que espera sacar beneficio.  Lo que yo denominaría “Ripoff marketing” (se me perdone si mantengo la esperanza de acuñar algún término alguna vez), porque no es algo engañoso, aunque pretende engañar, no, es un timo.

Claro que lo que me ha llamado la atención es el titular “La mitad de valencianos renunciaría al sexo por entender inglés”. ¡Válgame! Al que lo haya visto y no le haya llamado la atención es –igual que en la canción- como al que no le guste el vino: es un animal.  Suena interesantísimo porque así, de buenas a primeras, uno piensa “vaya una trola”. No me digan, que eso no se lo cree uno. No porque los valencianos seamos especialmente vigorosos y apasionados (¡que lo somos!), sino porque uno jamás confesaría que en su escala de intereses entender inglés esté por encima de mantener (buen?) sexo, durante un año especifica después. Pero vamos, a mí es que un estudio, por muy Universidad de Cambridge que sea, basado en una exhaustiva encuesta –dice- de 100 preguntas a 1.700 individuos (e individuas, supongo) españoles (y españolas), pues qué quiere que le diga, que me parece empezar mal. Me veo yo a los encuestados, que te abordan por la calle y pocos son los que se paran, pero si te dicen que son 100 preguntas… Amos, por favor. Pero es que si me pongo a imaginar una sala con uno o 1.700 individuos (previamente remunerados) completando las respuestas a 100 preguntas, me imagino que a partir de la 17 la mitad ya están pensando en la hora de comer, la lista de la compra, la vecina del 6º o en las musarañas. En fin, esa es la fe que les tengo yo a las encuestas y las estadísticas. Porque una “ciencia” basada en la honestidad humana es la menos científica de todas las materias.

Bueno, pues esta aún va más allá y recurre al “hijoputismo” acuñado por Elvira Lindo (ella sí acuña términos y se lo reconozco), porque al preguntar sobre el nivel de inglés de los políticos españoles Rajoy, ZP, Aguirre y Aznar, aún se permiten opinar que el que peor nivel tiene es el actual presidente del gobierno. Y yo, salvo el bochornoso episodio de Aznar en Boston y Texas, no recuerdo haber oído hablar a estos políticos en inglés. Ni les doy ni les quito, me es desconocido.

NoMuzzy

Vamos a por más respuestas ridículas. Los españoles opinan que alemanes y japoneses tienen un nivel de inglés sobresaliente. No dudaré de los alemanes teniendo en cuenta que el inglés es una lengua germánica pero ¿los japoneses? Por ahí no paso. Por poco que uno haya atendido a cualquier turista japonés habrá entendido que andan justitos. Pero es que cualquiera que todo fulano que conozco que ha visitado Japón (gente de mundo con idiomas, en plural) dice que allí no habla inglés ni cristo que lo fundó. La experiencia me dice que, puestos a elucubrar datos sin contraste (lo fácil que sería hacer un examen de nivel), en los países bálticos controlan mucho más el inglés, y tiene que ver con que su idioma sólo se hable en su país. Tal vez tenga algo que ver que el español sea la 2ª lengua en número de hablantes nativos, por delante del inglés y sólo por detrás del mandarín.

Pero el estudio dice más cosas interesantes, como que “con un 26% de paro a nivel estatal, los complejos al hablar inglés frenan al 60% de los encuestados a la hora de irse a otro país a buscar trabajo”. Pamplinas, no nos vamos porque en España se vive mejor o porque somos unos caguetas o comodones o conformistas, lo que se quiera, pero cuando uno quiere algo, no le frena el idioma. Si se fue ‘pa Alemania Pepe

Les invito a leer ambos artículos (uno viene hasta firmado, ¡vaya desvergüenza!). De verdad que vale la pena. Uno de ellos termina con un dato tan alarmante como desternillante: “aprendemos solos, el 72% con canciones”.

Para terminar, hay un dicho inglés según el cual hay tres tipos de mentiras: lies, damned lies, and statistics. Tal vez hubiera que añadir journalism.

2008-06-28 Journalism

Un abismo de desigualdades

Hay una circunstancia que a mi santa esposa y a mí la otra noche nos dejó en estado de shock y ni la calculadora nos sacó de nuestro asombro. Se trataba de un flash informativo de noticias en TV entre curiosas y frívolas y una de ellas rezaba así: ‘Il cavaliere deberá pasar una pensión a su ex esposa de 200.000 euros/día’ ¿Qué? ¿Cómo? ¿Ha dicho doscientos mil? – me espeta mi mujer-. ¿Al día? –balbuceo yo.

De repente nos quedamos empanados por nuestro ‘analfabetismo matemático’.

Tras constatar el despropósito no sólo informativo sino moral que nos sobrevino, nos acabó embargando una profunda tristeza. Los medios que utilicé, días después, de consulta reproducían hasta con las mismas erratas (inicio tercer párrafo), la misma parca noticia. No se pierdan esta y si pueden me la explican. Conclusión: si la labor informativa ya solo se sustenta en la inmediatez, en ser los primeros… el periodismo ha muerto. ¿Qué queda de la reflexión, de la información contrastada, del seguimiento de los temas, de la profundidad del contenido? Odio el copia y pega.

Que el titular fuese que ‘las tres juezas han ido a por mí porque son feministas y comunistas’ (justificaba el del pelo pintado con potombo), no era más que una manera de dar carnaza.

Que el cuerpo de la noticia apuntase que la Lario (con la pasta que reciba la ex ya puede pasar de Gin Larios a G’vine) pedía como indemnización 43 millones de euros al año (¡adiós la luz!), que Silvio le ofrecía (tan sólo) 300.000 euros/mes y sigo reproduciendo la noticia: ‘algo muy alejado de las pretensiones de su ex esposa’. Y que la judicatura haya resuelto que le concedan 36 millones de euros al año, unos 3 millones €/mes, ¡¡¡unos 100.000 euros/DÍA!!! (mientras lo escribo lo estoy cantando como los niños de San Ildefonso). Y que nadie salga de su asombro, que todos queden impasibles ¡Me niego!

Eso sí, es tal el baile de cifras y el despropósito que igual dicen cien que doscientos mil euros ¡qué más dará cuando es por día! ¡Cien mil me vienen de puta madre, pero si me ofrecen doscientos mil que no pare la fiesta! ¡AL DÍA!

11-02-18bragueta[1]

El caso es que por mi se pueden ir a tomar viento ‘il follatore’ insaciable, la cornuda dolida, las tres juezas que han hecho falta para tomar tan sesuda decisión (ironía) y hasta los precarios redactores que montan la pieza para televisión. Se trata de una aberración sin límites, una desconsideración de lo más puerca. No me importa la fortuna amasada por semejante personaje de folletín de enredo. Pero las cifras son de escándalo y el abismo de desigualdad que han provocado en nuestra sociedad actual estos mangantes metidos a políticos roza el drama que ya nos narraba Víctor Hugo en Los Miserables de la Francia del siglo XIX.  

Es injusto que se manejen esas cifras (cien mil euros/día) con tanta frivolidad, cuando con eso mismo una familia media cancela dos hipotecas, cuando hay gente que con su empleo necesita cuatro años de promedio para alcanzar la cifra que obtendrá la Lario en un día. Que hay personas que ya quisieran ser mileuristas, que hay otras muchas que quisieran trabajar, que otros están siendo desahuciados, que nos encontramos un sin techo cada tres esquinas… ¿sigo?

Me alarma, me subleva, me rebela, me enerva, me da pena…

Atendiendo a lo moral me dan asco este tipo de noticias. Atendiendo a lo informativo me da pena que no se escarbe en ello para dar respuestas: se apunta que es una pensión compensatoria por el divorcio, pero como tal pensión ¿es vitalicia? ¿O hasta la mayoría de edad de sus tres hijos? Que sin duda ya lo serán ¿Qué patrimonio hace falta para atender semejante  pensión? ¡Albricias! ahondando en la búsqueda, una cabecera de las más de quince consultadas arroja el dato de que el pago será durante un año.

Ya me da igual, el caso es que si ser millonario y disponer de semejante pastizal solo me tuviese que servir para hacer frente a tamaña sentencia me sentiría infeliz, muy infeliz, porque querría decir que ni con toda la pasta del mundo habría conseguido ocultar mi descarada alopecia o borrar las arrugas de mi rostro a costa de agrandar mis orejas (¿se las han visto?), elevar mi escasa altura o disminuir mi abultado abdomen, qué penita.

No conozco la vena solidaria de este hombre, ni la de su ‘beneficiada’ ex esposa, ni tan siquiera si disponen de dicho vaso sanguíneo en su organismo, pero desde luego, si no cuentan con esa virtud humana, alguien debería recordarles que tanto lujo y ostentación al final de los finales, no sirve de nada.

Lista de distribución no, que me enamoro

spamDesde que los gabinetes de comunicación han descubierto el poder de la difusión on line la vida es más complicada. Una abre su correo electrónico, con la sana intención de quedar con sus amigas, y lo que podía solucionar en un par de minutos cuesta veinte porque tiene que sortear chorrocientos correos de desconocidos, entre otros:

  • Una invitación a la inauguración de un ciclo de no sé qué que no le interesa en absoluto. Un jpeg pegado en el cuerpo del mensaje. MAL.
  • Una amable felicitación de no sé dónde con un amable dossier que comunica, amablemente, los logros del año anterior y las propuestas para el siguiente. Con un amable pdf adjunto. MUY MAL.
  • La denuncia de una organización no lucrativa (espero) sobre prácticas presuntamente deshonestas de no sé quién. Con el obligado “Ruego difusión. Juntos podemos”. También en jpeg, con pdf adjunto y en copia abierta. SÚPERMAL.

No son boletines electrónicos, de esos es fácil zafarse: se da una de baja de la lista de distribución y ya está. No. Son correos masivos enviados por gabinetes de comunicación que en algún momento te han incluído en una excel lista de distribución de la que es más difícil salir que de Guantánamo.

Una solicita, educadamente, que le borren de la excel lista de distribución. Que sí, te dicen. Pero no: un día cualquiera se recibe un nuevo correo, para cualquier otra cosa. Y una vuelve a solicitar, educadamente, que le borren de la excel lista de distribución. Que sí, en serio. Y nada. Y así un correo y otro. Hasta que a una se le hinchan las narices y responde, no tan educadamente, que la próxima vez que reciba un correo de esos va a montar un pollo de sancristobendito que se van a enterar, y el gabinete de comunicación responde con cierto enfado que no es para tanto y que “ya te quito, palabritadelniñojesús”.

Es cierto, no es para tanto. Para el receptor no supone mayor problema que eliminar el mensaje. Una y otra vez. Pero ¿y para la marca, qué supone?

Pues mira, marca:

  • Me caes mal. Cada correo tuyo me recuerda que me perturbas, que sólo piensas en ti e ignoras mis educadas peticiones. Me caes mal.
  • Marca, eres poco avispada: si quieres que te haga caso manda el mensaje en un formato más amigable para mi smartphone. Como millones de personas, leo el correo en el móvil. Un jpeg o un pdf me viene fatal. A la papelera vas.
  • Es poco probable que asista/consuma/atienda tu producto, porque me caes mal, ya te digo. Asumo el riesgo de perderme eso tan interesante que quieres empaquetarme. No quiero ni verte.
  • Voy a quejarme de ti a mis amigos, marca. No es que tenga mucho predicamento pero puedo repetirlo ad infinitum y, ya sabes, calumnia, que algo queda. Sí tú piensas que insistiendo vas a conseguir algo, ¿por qué crees que lo que yo repita sobre ti no va a tener ningún efecto? Puedo ser muy insistente, por no decir pesada, si quiero dejarte mal. Y seguro que quiero.
  • No creas que no me doy cuenta de que vienes del mismo gabinete de comunicación que intentó colarme no sé qué curso o no sé cuál inauguración. Sí, ese que utiliza la misma excel lista de distribución para todos sus trabajos. Sé que eres tú. Te conozco.

Moraleja

Querida marca: exige a tu gabinete de comunicación que piense en ti.

Querido gabinete de comunicación: ya que no piensas en ti, piensa en tu marca. Las cosas han cambiado, cambia con ellas. Y bórrame de tu excel lista de distribución.