Paula Vázquez, la última damnificada

Entre los muchos cambios que han aportado las redes sociales a la comunicación uno de los divertidos y curiosos es la cercanía que podemos tener con muchos famosos*, gracias a sus cuentas de Twitter o perfiles de Facebook. Algunos interactúan con desconocidos del vulgo, y todo. Podemos ser supercolegas.

Supongo que para muchos famosos, o muchos que quieren serlo, las redes sociales han supuesto una verdadera revolución que les ha beneficiado claramente en el desarrollo de su profesión: hay gente que les sigue, les cita y les retuitea, algunos llegan a convertirse en líderes de opinión, quizás aunque ya no estén constantemente de cara al público. A estos, supongo, Twitter y Facebook (y cito las más grandes por número de usuarios activos) les beneficia enormemente que se siga hablando de ellos hasta que vuelvan a protagonizar una serie de televisión, presentar un programa, escribir un libro…

Pero todos sabemos que a mayor exposición, mayor peligro, y tenemos en la cabeza las metidas de pata de Bisbal, Alejando Sanz, Esperanza Aguirre, etc. No tengo claro si a estos “famosos” sus metidas de pata les han supuesto dolores de cabeza más allá del disgusto al pensar que han sido malinterpretados o al ver la repercusión que ha tenido una meada fuera de tiesto. No creo que hayan perdido adeptos, simplemente han sido blanco de las burlas de los demás. Lo que sí tengo clarísimo es que Paula Vázquez, el último caso de pifia en Twitter, recordará el día de hoy. Oh, sí.

Resulta que la rubia cordera ha tenido un accidente y ha colgado en Twitter una foto del parte médico. Resulta que la rubia cordera no ha caído en que salía su teléfono y su dirección en dicho parte, quiero pensar que porque la ha hecho con el smartphone y no ha caído que si se veía más grande se vería todo. Resulta que la rubia cordera ha sufrido móvilacoso, mensajeacoso y whatsappacoso. Hasta aquí, todo normal ¿no? ¿Qué persona no ha soñado alguna vez con tener el móvil de Paula Vázquez en su agenda de teléfonos? ¿No?

Pues no, qué quieren que les diga. Yo me pregunto ¿qué tipo de ser humano ve el móvil de una famosa en Twitter y se lanza a llamar? ¿Para qué? ¿Qué esperaban encontrar? Es más, después de pedir que dejaran de llamarla ¿qué tipo de ser humano sigue llamando al que cree que es el móvil de una famosa? ¿Para qué? Y, ¿qué me dicen de las personas que le han enviado Whatsapp? Esa gente tiene a la señorita Vázquez a su disposición en Twitter, pueden decirle lo que quieran ¿qué les lleva a decirle obscenidades por Whatsapp? ¿Qué grado de retraso tendrán?

La cuestión es que este caso puede tener repercusiones muy negativas para Paula Vázquez ya que, llevaba por un mosqueo, presumo, de órdago, ha contraatacado publicando fotos de los números que estaban acosándola. Y se le puede caer el pelo a la rubia muchacha, como se pongan a denunciarla.

Moraleja 1: si quieres mantener un mínimo de privacidad en las redes sociales, revisa las fotografías que cuelgas en una pantalla más grande que tu teléfono.

Moraleja 2: si cometes lo que consideras una pifia descomunal en las redes sociales párate a pensar unos minutos en lo que vas a hacer a continuación.

*Pueden encontrar una lista de cuentas de famosos en Twitaholic.

Anuncios

4 pensamientos en “Paula Vázquez, la última damnificada

  1. A mí me llama poderosamente la atención lo enganchados (no me excluyo, venga, en plan condescendiente) que estamos a los famosos, famosillos, famosetes y aspirantes a cualquiera de estas categorías. Me apostaría algo a que abundan los casos que rozan lo patológico. Las redes sociales sólo nos lo ponen delante. Aunque, por otra parte, es una oportunidad excelente para evolucionar. En palabras de Woody Allen (no estoy seguro de que sea de él, pero la idea me da risa), el carácter de un hombre (o mujer, por dios!) se mide por su capacidad para resistir las tentaciones. Seguramente no sea verdad, pero da qué pensar. Es decir, que tengamos una herramienta al alcance de la mano no significa necesariamente que hagamos un uso adecuado de ella (de perogrullo!), pero sí es una oportunidad. Esto vale para los seguidores y los “perseguidos”: creo que uno debe medir muy bien lo que dice/cuelga, distinguir lo que puede interesar de lo que no (o se corre el riesgo de fomentar el acoso, sin ánimo de justificar el acoso), como ha sido el caso de la señorita Vázquez. Se le fue de las manos. De aquellos polvos vienen estos barros.
    Si se me permite, Moraleja 3: evita publicar/colgar estupideces o detalles que no deberían interesar a tus “seguidores”

    • Hay famosos que llevan estupendamente su cuenta de Twitter, bien con un punto de vista más personal o simplemente como una forma personal y cercana de relacionarse con los demás. Con o sin Twitter, nunca se podrá controlar a los que hacen un uso enfermizo, no sólo de estas herramientas, sino de cualquier otra. La clave está en el sentido común.

      En cualquier caso, a veces me pregunto qué lleva a estos famosos a compartir momentos tan íntimos como puede ser una visita a urgencias pero me respondo fácil: yo también comparto chorradas y cosas íntimas, y todos somos humanos.

  2. Pingback: 100 post en uno | COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

  3. Pingback: Los malentendidos en las redes sociales son ETA* | COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s