Tristeza nao tem fin

El otro día leía en FB la indignación de mi prima (1980), una mujer joven independiente, culta, cariñosa, trabajadora, decidida, valiente, alegre, solidaria y otras muchas virtudes ejemplares, respecto a un artículo que publicaba El País sobre un libro de próxima publicación Dejad de lloriquear. Sobre una generación y sus problemas superfluos de Meredith Haaf (1983) una joven escritora que, visto lo que a continuación detallaré, no pasa de ser una arribista pretenciosa.

La novela “traza”, a través de sus jóvenes protagonistas, un perfil sociológico de una generación. Nada menos que de toda una generación. Pues, para ser tan joven no está mal como objetivo. La autora se permite juicios severos como:

“los lagrimales de los postadolescentes que aún no han alcanzado los 35 años tienen llagas por el exceso de lloriqueo”.

Pero también se atreve a juzgar una generación “que se caracteriza por la autocomplaciencia, el escaso interés por la vida pública y política inmediata, la charlatanería de vendedor de feria puesto de anfetas, la rebeldía consumista hipster, la nostalgia prematura, el narcisismo exhibicionista, el exceso de información y la firme convicción de que abrazar la edad adulta no es cosa suya. Una generación, en definitiva, desnortada y, por encima de todo, triste”.

Pues por extraño que pueda parecer, y a pesar del esfuerzo publicitario por bautizar a una generación, los personajes no encuentran la manera de autonombrarse, por lo que abundan los intentos como “Generación Me gusta” en clara alusión al exhibicionismo y la necesidad de aprobación que demuestran algunas personas en Facebook (igual me equivoco, pero esto no es patrimonio de una generación, ni en Facebook ni en ningún ámbito); también “Generación Resaca”, que en el libro viene descrita por el siguiente estado mental: “susceptible, paranoica, culpable, inmóvil, amnésica, incapaz de levantarse y hacer planes, sentimental, melodramática, cagueta, nerviosa y plañidera”; o “Generación nostalgia”, en relación al gusto retro. Perdón, hasta donde recuerdo, las modas siempre han sido de ida y vuelta. En cualquier caso, celebrar lo que ha tenido éxito, aplaudirlo y honrarlo me parece de excelente gusto y educación. También lindezas como “Generación gallina”, “Generación loro” que no necesitan mayor explicación y hasta “Generación hipster”  no sin mencionar a Abbie Hoffman (1936-1989).

Ni la Haff ni el más brillante de los sociólogos debería acometer la árida tarea de definir una generación, de ninguna época, pero mucho menos de rabiosa actualidad que, como cualquier otra, pero en un mundo en constante cambio que no se interesa por ella más que para segmentarla (como a todas) para fines mercantiles.  Me parece detestable la manía por etiquetar a las personas, peor aún si se trata de generalizar y englobar a millones de individuos diferentes entre sí bajo un mismo signo que no termino de entender qué otra utilidad puede tener más allá del marketing. Desde luego, no aporta ninguna información de utilidad para conocer al que tenemos al lado, como individuo único y excepcional, con sus anhelos y su preocupaciones.

Además, creo que es de perogrullo que la tristeza o la felicidad no son patrimonio de ninguna generación, que cada generación ha tenido sus circunstancias y que, bajo las mismas circunstancias, los diferentes individuos dan frutos muy distintos.

mi imagen de la felicidad

En definitiva, me rebela que alguien que no me conoce me etiquete o me meta en un saco de generalidad para sólo-dios-sabe-qué fin. No es mi generación (soy de 1975) pero no me atrevería a afirmar que soy mejor por el mero hecho de no serlo. Me parece de sentido común.

Sin embargo, desde que leí el artículo, no me abandona esta estrofa de Carlos Jobim (1927-1994):

 A felicidade é como a pluma

Que o vento vai levando pelo ar

Voa tão leve

Mas tem a vida breve

Precisa que haja vento sem parar

 

Anuncios

6 pensamientos en “Tristeza nao tem fin

  1. Chapó por tu artículo y la manera en la que has explicado tan detalladamente la situación. Claro está que de todo hay en la viña del señor y que no hayq ue generalizar…porque al igual que hay algún nini que otro en mi generación…la hay también con edad adulta. Y para que mencionar la cantidad de jóvenes que hemos tenido que irnos fuera de nuestro país para tener un futuro que en España ni de lejos alcanzaremos….no nos hemos de vacaciones, ni ha drogarnos y mucho menos a despertarnos con resaca…la crisis nos ha afectado muy mucho a todo y esa señorita o es una enchufada o jamás le ha hecho falta trabajar porque desde luego al gremio de “parados” no pertenece para permitirse hablar de esa manera. Somos la generación más preparada habida y por haber…y sin embargo nos hacen llamar… “la generación perdida”.

  2. Gracias. Generalizar es un error que cometemos demasiado a menudo. Es un recurso fácil pero que sólo demuestra nuestra incapacidad para comprender, para ir más allá. En todas las épocas ha habido quien lo ha tenido cuesta arriba y quien, por fácil que lo tuviera, no ha hecho ni el huevo. Hoy el tema está jodido para muchos, pero más para quien tiene que empezar a labrarse un futuro, tiene semillas y herramientas, pero no parcela.
    Por supuesto, los términos “Perdida”, “X”, “Pucheros” o “JASP” me parecen calificativos estúpidos a la inútil tarea de encasillar a toda una generación.

  3. Pingback: Dejad de lloriquear

  4. Generalizar es un error pero es inevitable si intentamos comprender las cosas, todo es demasiado grande. Lo realmente chungo es cuando las generalizaciones, en lugar de servir para algo constructivo, se usan para hacer EL MAL. Y describir esta generación como lo ha hecho esta mujer es de tener complejo de Mr. Burns, simple y llanamente.

  5. Pingback: 100 post en uno | COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s