Obsolescencia programada vs., Mal de ojo

Me sorprendo de repente cenando y escuchando la radio en la cocina, concretamente, La Brújula de Onda Cero, un espacio que dirige y conduce Carlos Alsina de manera admirable, con un séquito de profesionales que desgranan la actualidad política y económica con una mezcla de humor crítico y un componente didáctico y aleccionador encomiable. Pero bueno, el caso es que me encanta escuchar la radio mientras cocino, pero era la primera vez, en mucho tiempo, que lo hacía también cenando. Y me he sentido decimonónico. Y lo he hecho porque ha petado mi televisión, último mohicano todavía de caja y tubo.

Pero lo peor de todo es que ésta pérdida no es más que la penúltima de una larga y dramática lista que comenzó a escribirse hace tan sólo tres meses, cuando cayó vencida y extenuada mi moto coreana.

1. Daelim, modelo Besbi de 125 cc. Parte inicial de daños:

– Tubo de escape agujereado y socarrado.

– Arranque electrónico sin vida.

– Maza de embrague inservible hasta para un avezado tornero fresador.

Antigüedad: escasos seis años.

A la defunción del ciclomotor, le siguió el aparato de ósmosis inversa, algo tan inexplicable como su propio nombre.

2. Ósmosis. Parte de daños: cambio de filtros y membrana estanca.

Diagnóstico: recuperable previo paso por caja y broma que supera los dos dígitos, más este nuevo IVA que nos manda el ‘iluminado’.

A estas dos desdichas hubo que sumar (3) la extraña desaparición de los mandos de la TV y el del TDT. Tras una búsqueda exhaustiva y una investigación poco esclarecedora, a mi mujer y a mi nos vinieron flashes de la amistad creciente de nuestro mini yo de 22 meses con el cubo de ‘lo inservible’ (eufemismo de basura) y los compartimentos (ingenuos de nosotros) que destinamos al reciclado. Sólo allí se nos ocurre que acabaran los mandos y de ahí, al contenedor. Ya no sé si al verde, al amarillo o al azul. ¡Oh, triste de mí!

Justo en esos días se quemó (literal) la lavadora de carga superior. Y con este último desastre ya suman 4. Aquí ni detallo parte ni diagnóstico. No había más que ver el estado en el que quedó la pobre.

Y afectado por la lavadora y debido, sin duda, a un gesto de proximidad y tristeza, casi perdemos al lavavajillas (5). Aunque una visita del técnico de escasos 15 minutos y cerca de 50 € consiguieron sacarlo de la espiral de destrucción en la que se había sumido.

Pero hete aquí que le llega el turno a la TV (6) y con TDT nuevo y mando universal incluido, decide no encenderse. Pasamos dos largos días de tensa espera, como si de un duelo por un familiar se tratara y justo al tercer día (no es coña) cuando estaban a punto de llevársela a un establecimiento del tan denostado y extrañado ‘pequeño comercio’, tras descartar ese gran servicio de atención al cliente que ofrece Philips a través, eso si, de secuaces globalizados que te anuncian un cargo de 28 € por desplazamiento, aunque estés a dos manzanas, más 42 € por hora trabajada sin IVA, que es lo mínimo. O si prefieres la cargas y la llevas tu y te hacen ‘presu’ antes de reparar, pero que también deberás abonar (otros 40 euros). Vamos, el súmmum de la atención ¿no les parece? Pues bien, la TV volvió, se iluminó y continua con nosotros.

Pero tras todas estas vicisitudes, el caso es que noto helio en mi zona testicular cada vez que escucho a algún listillo del marketing anunciando que en esta centuria el consumidor es el rey. Y recuerdo ese grupo de Facebook que lleva por título ‘Se me saltan las lágrimas…’

A esos mismos gurús marketinianos habría que advertirles de la regla básica que todo lo explica y que, al mismo tiempo, les anula a la hora de poder hacer cualquier reflexión entorno a la magna condición de los consumidores: ¿por qué la labor comercial la siguen asumiendo humanos y los departamentos de atención al cliente están plagados de robots? ¿Les aguantamos el rollo cuando pretenden captarnos y luego ya no están disponibles para escucharnos?

Definición de Obsolescencia Programada, es decir, el Mal de ojo de las Marcas:

http://es.wikipedia.org/wiki/Obsolescencia_programada

 

PD: yo no quería una boisserie para toda la vida, pero si que los electrodomésticos durasen más que aquellos pollitos de colores que nos vendían en el mercadillo de los sábados y que no llegaban al sábado siguiente.

 

Anuncios

8 pensamientos en “Obsolescencia programada vs., Mal de ojo

  1. Cuanta razón tienes. Es indignante, y acabas antes comprando uno nuevo que arreglando el “trasto” que tienes desde hace 7 años, como si fuera del siglo pasado!

  2. El punto que más me ha gustado ha sido el 3 y la extraña desaparición de los mandos… jajaja

    Buen post y malos electrodomesticos 😉

    PD: A mi hoy se me ha roto el embrague del coche y estamos temblando ante la temida “clavá”

  3. Antes o después los fabricantes tendrán que aceptar que lo de la obsolescencia programada no puede mantenerse en el tiempo y tendrán que cambiar el modelo de negocio. No hay sitio en el planeta para tanto producto y, mucho menos, tanto residuo. Es inaceptable.

    • Es q de lo contrario nos vemos abocados a un futuro apocalíptico tipo la peli de Wal.le, o algo así… aunque recuerdo tb una serie de los 70 del espacio en el q salía ‘la escoba espacial’ o algo así, no!?! XD!

  4. Razón en todo, es lamentable. Ahora, tenemos demasiadas cosas, demasiados aparatos… que no necesitamos mínimamente. Al menos yo sí. Y te llegas a creer que de verdad tu vida va a mejorar. Aún más lamentable. Pero el tema de los residuos es de verdad aberrante, y gracias que hay puntos verdes. Ahora da una cosa ir a tirar un aparato y ver la montonà de cosas que hay…. ¿Y cuando te dice el técnico que sale más barato comprar uno nuevo que repararlo? Se te cae el alma a los pies. Es nuestra cultura: usar y tirar

  5. Pingback: 100 post en uno | COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s