Hot Stuff: erotismo

El vestido de la discordia.

Cuenta la leyenda que Billy Wilder se vio obligado a cerrar el foco e iluminar sólo la cara de Marilyn mientras cantaba I wanna be loved by you en Con faldas y a lo loco (1959) porque no llevaba sujetador y el vestido que llevaba era tan sutil que la cámara captaba cada uno de sus movimientos, incluidos los de sus pechos, y que era demasiado erótico para la época.

No fue la primera vez, ni la última, que Marilyn Monroe tenía problemas con estudios y directores por ese motivo: demasiado erótica, demasiado sexy, demasiado cachondo todo lo que pasaba a su alrededor.

Cómo han cambiado las cosas. Ahora el erotismo ha perdido todo ese glamour mezclado con falsa ingenuidad que tenía, que creó mitos y diosas. Hoy se usa para vender cualquier cosa: coches, desodorantes, perfumes… hasta papel higiénico. Una lástima. Porque me da que pensar que la sobreexposición, como en otros aspectos de la vida, hace que nos blindemos frente al mensaje, y que dejemos de percibir el sutil erotismo de un movimiento, de un suspiro, de una melodía, de una mirada o de un espacio vacío.

Me pregunto que dirían los más jóvenes de los mitos eróticos del siglo XX. Qué dirían de Michelle Pfeiffer cantando sobre el piano de Beau Bridges. O de Sharon Stone cruzando las piernas. O de Salma Hayek y su serpiente. O de Jamie Lee Curtis bailando torpemente frente a Arnold.

Es más, me pregunto cuántos son capaces de apreciar el erotismo en los labios entreabiertos de la Bardot, el pelo mojado de Ursula Andress saliendo en bikini de la playa, las interminables piernas de Cyd Charisse o a Lana Turner revolcándose en la playa con el inmenso Burt Lancaster. ¿Qué dirían de Jayne Mansfield o de Mae West?

Uf. Qué calor. Y qué vieja me siento.

Anuncios

8 pensamientos en “Hot Stuff: erotismo

  1. Ojo al guante de Rita Hayworth, o a Bo Derek saliendo del agua con camiseta, la chica a caballo del anuncio de Terry, o la chica del anuncio de Fa.
    Los jóvenes están en otra onda, pero siempre habrá lugares comunes: el trasero de JLo, la sensualidad caribeña de Rihana, las caderas de Shakira (no puedo olvidar una imagen de ella lamiendo un huevo roto en el suelo) o el ritmo frenético de Beyoncé. Cada vez todo más explícito, pero es que la imaginación cada vez es más marginal. Somos máquinas hasta para el erotismo!

    • Pues eso es lo que quería decir: la imaginación es más marginal. Pero no creo que seamos máquinas. Ni que lo seamos hasta que se invente el orgasmatrón de verdad 😉

  2. Ya lo he pagado yo!?! con lo modosito (liado) que estaba. Jajajaja Llargo eres ideal y qué honor, se me ha hinchado el pecho como a un Mitchum, Douglas o Heston cualquiera!!! Disfruta de tu estancia en ultramar!

    Yo a los mitos clásicos sumaría a tres italianas universales: la Loren, la Cardinale o la Bellucci… qué momentos nos han regalado todas!

    Por cier, Pérez, la que retozaba con el ‘inmenso Burt’ en la arena no era Deborah Kerr!?!

    Pero es verdad, coincido con vos, la sobreexposición mata la imaginación.

  3. Pingback: 100 post en uno | COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s