La (falsa) donación de la prima de Iniesta

ATENCIÓN, SPOILER! Las redes y los medios se alimentan, se retroalimentan, se fagocitan, se regurgitan y se devuelven. Sí, a veces dan un poco de asco.

Una de esas ocasiones de asco ascazo ha sido hoy.

Anoche, una persona que trabaja en el Diario As publicó en su cuenta de Twitter lo siguiente:

Pantallazo del Favstar de @Abel_Romera_AS que informaba que Andrés Iniesta iba a donar la prima de la Eurocopa a Valencia, vía @kurioso.

Categórico ¿no? “Nos lo acaba de confirmar”. A un periodista. Deportivo. Del Diario As. Repasemos:

  • No es un cualquiera. Es periodista ergo, es fiable.
  • Es periodista deportivo, hablando sobre un deportista. Xé, tiene que ser fiable.
  • Es periodista deportivo del Diario As. Un medio de referencia en el deporte español. No, en serio tiene que ser fiable.

Y, venga, a retuitear se ha dicho, que me fío de este tío.

Como era de esperar, el rumor corrió como la pólvora: hace días que circula una petición en Charge.org para que los jugadores de la selección española tengan que pagar impuestos por las primas que van a recibir al ganar el torneo y el tema estaba calentito. Que Iniesta donara lo suyo a Valencia era un caramelo muy tentador.

Era cuestión de tiempo, de poco tiempo, que llegara a los medios de comunicación, que se apresuraron a publicar la buena noticia:

De diariocritico.com, por la mañana.  Por la noche, dice esto.

De estadiodeportivo.com, esta mañana. Ahora publica esto.

De noticiasgrancanaria.com. El artículo sigue publicado.

El efecto viral fue inmediato. En pocas horas todo el mundo se ponía muy contento porque el héroe Iniesta, buenísima persona él, iba a soltar un pastizal no se sabe muy bien a quién ni para qué. Pero todo el mundo estaba muy contento.

Pues no. Es mentira. Se desmiente la noticia y el periodista propagador del rumor borra el tweet y pide disculpas. Se escuda en que no fue el primero, que se limitó a reproducir una información que ya circulaba en Twitter… tsk, tsk, tsk…Vaya, que ha sido sin querer y no volverá a ocurrir.

Cuando se ha empezado a desmentir la “noticia” esta mañana, la pregunta indignada que flotaba en el ciberespacio era ¿pero cómo voy a saber yo si es verdad o mentira, si todo el mundo lo publica, lo retuitea, lo comparte en Facebook? ¿Qué hago? ¿No creerme nada de lo que leo? ¿A quién puedo creer? Bueno, no sé si flotaba pero a mí me la han hecho hoy.

Pues, qué quieren que les diga, está jodida la cosa.¿De quién podemos fiarnos para informarnos si no podemos confiar en los medios ni en los periodistas? Jodido, ya digo…

A pesar de todo, me atrevo a dar dos pistas que suelen funcionar para contrastar una información que nos chirría:

  • Contrastar: hacer una búsqueda rápida en la Red y verificar si varios medios de comunicación de referencia lo publican con fuentes de confianza. Los tweets no cuentan. Y LOS BLOGS TAMPOCO.
  • Dudar, siempre, y guardar el dedito antes de compartir si nuestro instinto nos dice que algo huele a podridito. No sabremos qué pasa pero, al menos, no contribuiremos a propagar un rumor.

Fácil, ¿no?

Moraleja: las cosas son más sencillas de lo que parecen, sólo hay que poner un poco de interés si queremos saber.

¡Ah! Empecé a tirar del hilo gracias a @kurioso, que hace honor a su nick.

Anuncios