La raíz y los brotes

Estoy muy locuaz, sí. Es que me aferro a mi presente. Hoy se me ha roto una raíz, igual es por eso. Se rompió haciendo daño como casi todo lo que se rompe.  Se me fue el ancla y por un momento zozobré, como si ninguna dirección fuera a ninguna parte. He sentido una tristeza grande, sí, por eso estoy locuaz.

Me doy cuenta de lo importante que son para mí el habitaje y el pasado; el lugar y las personas, el tiempo en que eso ocurrió. Ahora habito otro espacio y otro momento, pero al mismo tiempo que mis ramas crecían hacia el cielo yo seguía manteniendo una raíz bien hundida en alguna parte de la tierra, una parte muy pequeña y anodina  que sin embargo completaba el mapa de mi vida. Mi pueblo y sus personas. Y no es que hayan desaparecido de mi vida hoy (seguramente hace tiempo que estaban bien lejos aunque yo creyera, o me hicieran creer, lo contrario), sino que los brotes en mis ramas hacia el cielo han temido perder el agua y el alimento.

Después quedó una sensación extrañamente racional, la certeza de haber sido excluída. No se trata de la familia, hablo de las amigas de la infancia. No lo digo en femenino porque me refiera a un grupo de personas, sino porque hablo de mujeres. Mujeres madres, todas, hoy reunidas con sus familias completas en un acontecimiento religioso y social, mujeres con las que compartí una larguísima parte de nuestras vidas en un carrusel de complicidad, amor, sexo y conflictos. Por eso siento que se me ha roto una raíz, aunque eso no me convierta en un árbol caído. La infancia, la adolescencia y la primera juventud nos pertenecieron en una misma coordenada hasta que cada cual eligió sus botas para caminar y yo pensaba que nuestro vínculo, por estar tan hundido en el primer pasado consciente, trascendía los mapas.

Me equivoqué. No tenemos la misma idea de la vida y no vivimos igual, ellas y yo. Aunque eso no nos hace diferentes ante la ley sí que nos separa en el orden natural. Eso me entristece, porque significa que no entendemos igual el sentido de los vínculos y con ello la forma en que somos mujeres.

Asi que me quito las botas un rato para dejar mis pies al aire y aliviar los ardores recuperando esta imagen de mi pasado inconsciente, el que existió sin raíces porque sólo se alimentaba de leche materna. Y me cercioro de que mis brotes no van a sufrir ningún daño en lo más alto y libre de mis ramas al cielo, alimentados como están por otras mujeres con quienes sí comparto este vivir, el de ahora.

1971

Anuncios

9 pensamientos en “La raíz y los brotes

  1. Piensa en lo q te encuentras por el camino y no en lo q nos dejamos… A medida q la edad nos impone nuevos dígitos, te das cuenta q no solo la de la guadaña nos arrebata seres queridos, la propia vida, la q se elige o eligen nos acerca o nos aleja sin remisión. Pedazo bebé 🙂

  2. A veces, a menudo, las raíces son un lastre. Soltar ese lastre no hace que pierdas tu pasado o tus referencias. Simplemente, deja de entorpecer tu camino. O hace que camines más ligerita.

    A veces, por mucho que duela, que se rompa una raíz es lo mejor que te puede pasar.

  3. Lo que dices hoy me recuerda a un párrafo que me asaltaba la mente insistentemente años atrás, cuando me daba cuenta de que era y vivía de forma distinta a mis supuestos iguales (o similares), y sufría las consecuencias de extrañeza, riesgos e incluso golpes duros. Era:
    “A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré en una selva oscura, por haberme apartado del camino recto” (de la Divina Comedia).
    Duelete solo un poquito y sigue brotando… dejate soltar de esas raíces, no vaya a ser que tiren de ti para debajo de la tierra, donde hace tanto frio y tedio…
    Abrazos por la parte alta de las ramas

  4. Mariflimflim, permíteme ponerme un poquitico pedante, te regalo esta frase: “Amigos verdaderos son los que vienen a compartir nuestra felicidad cuando se les ruega y nuestra desgracia sin ser llamados.” (Demetrio de Falerea).
    *Yo aspiro a ser un brote, después de 17 años de conocerte, me lo sigo currando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s