Sensaciones en frío

¿Qué sensación te puede quedar tras ganar, por primera vez en 30 años, y haber perdido, como es el caso de Javier Arenas?

¿Qué sensación te puede quedar tras perder por primera vez en 30 años, dejarte por el camino 9 escaños y sentirte legitimado para ser elegido presidente, como Pepe Griñán?

¿Qué sensación le puede dejar el hecho de que la victoria en Asturias del socialista Javier Fernández no le sirva para nada?

¿Qué pensará Cascos tras analizar su arriesgada y aparentemente fallida apuesta y que probablemente pueda revalidar su cargo como Presidente, si tanto el PP como él dejan a un lado sus rencillas de quinceañeros?

O puede pasar que te quedas como estabas, o sea igual de mal, y argumentar que la mayoría del electorado ha escogido el centro derecha, dando por hecha una unión que nunca se tenía que haber truncado y que el PP ha gestionado como el culo. Sin entrar a valorar la imagen de Mercedes Fernández como candidata: gris, gris donde las haya.

De izqda., a dcha., el doberman, la viejal visillo, el aberroncho, el gañán y arenita.

Todo ello, todos estos casos dan muestra del cinismo de los políticos, de todos, que más que representarnos se representan a si mismos.

Desde aquí les querríamos mandar un recado a todos los andaluces que se sorprendían de que Camps sacara mayoría absoluta cuando estaba imputado y justo antes de sentarse en el banquillo de los juzgados, mientras vemos como Griñán (me sale Gañán, no lo puedo remediar) podrá volver a ser presidente de la Junta, tras el lamentable espectáculo de los Eres y el roto que han hecho a la hacienda pública

¿Pero dónde tenemos el coco cuando votamos? Los que votan, porque no nos olvidemos que la abstención, más nulos y en blanco roza en Andalucía el 40% (casi 2,5 millones de andaluces pasan), mientras que en Asturias ha votado el 55% (el porcentaje más bajo de su historia democrática).

Dejemos a un lado usos horarios o el buen tiempo, como se argumentaba en Andalucía o saturación de comicios en Asturias. Hasta que no se den cuenta de que hay decepción y desencanto, esta democracia que fomenta en su ley electoral el bipartidismo queda en cuarentena, porque ambos partidos mayoritarios padecen la misma enfermedad: se han corrompido por dentro y sueltan un tufillo que tira para atrás.

Anuncios

3 pensamientos en “Sensaciones en frío

  1. Mira, yo soy mucho más feliz desde que no toco estos temas en ningún tipo de reunión social, digital o real, así que por mí les pueden ir dando a todos por donde amargan los pepinos.

    Por otro lado, sigo sin comprender (y no creo que llegue a lograrlo jamás) por qué la gente pasa olímpicamente de ir a votar.

    • Yo tampoco lo entiendo, Sil, ya lo he dicho alguna vez. Pero sí toco estos temas en cuanto tengo ocasión, porque la política sigue pareciéndome un arte noble y elevado, aunque ahora esté plagada de burros y cerdos.

  2. A mi estos temas (política) me encantan, pero según se tercie los saco o no. Además, disfruto yendo de progre en círculos conservadores y de retro en ambientes liberales. Pero me quedo con dos comentarios vuestros: la política es un arte noble, ejercido en la actualidad por los más plebeyos. Y el segundo, es verdad, tampoco entiendo la abstención, sólo se me ocurre achacar el crecimiento de esta como consecuencia de la bajada de nuestro nivel en educación, le pese a quien le pese y q se ofenda el que quiera. Comulgo con la rebeldía del voto nulo o en blanco, pero la abstención es el equivalente a la indiferencia en cuestiones amatorias y eso, si q es lo peor de lo peor 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s