El periodismo ha muerto

Que el periodismo está cambiando no es un secreto para nadie. Para mal.

Me atrevo a afirmarlo tajantemente porque soy lectora, televidente y radioyente. Esta cambiando para muy mal. Es más, en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera diría que es periodismo, lo dejaría en contar historias, con mayor o peor fortuna.

Hay muchas razones por las que esta disciplina está perdiendo su esencia pero voy a centrarme en tres que me preocupan especialmente:

  • La prisa. Hoy el periodismo pasa, irremediablemente, por Internet y la Red exige inmediatez. Lo importante es ser el primero, a toda costa, porque eso garantiza la viralidad. Se ha perdido la esencia de la exclusiva, ya no es eso, es ser el primero porque sí, a cualquier precio. Los daños colaterales son terribles: no hay tiempo para contrastar fuentes, para investigar, para verificar la información y se cometen errores, tendenciosos o no, como el del periódico El Mundo del domingo, 4 de marzo de 2012. Con el artículo Un terrateniente al frente de la ‘marea azul’ desacredita al promotor de una iniciativa ciudadana con afirmaciones que, al parecer, son falsas, como explica Ignacio Escolar en su blog con el post Manipulaciones por hectáreas. Lamentable.
  • La impunidad. El ejemplo anterior sirve para ilustrar también la impunidad de la que “gozan” los medios de comunicación. Somos testigos diariamente de aberraciones periodísticas, cuando no, directamente, de mentiras y manipulaciones. El anterior es un ejemplo pero hay más. Últimamente ha sido noticia el uso de imágenes que no se corresponden con la información que ilustran, como la utilizada en las movilizaciones ciudadanas en Valencia contra los recortes en educación, que correspondía a un desahucio en Torrejón. También se ha acusado a Intereconomía de haber creado una falsa agresión a uno de sus equipos en estas mismas movilizaciones. Lamentable. Vergonzoso. Inmoral. Pero ¿qué pasa ante estas actuaciones? NADA. Los responsables de los medios actúan con ligereza y le quitan hierro al asunto. Fíjense en la respuesta que da el director de El Mundo ante las acusaciones de manipulación y falsedad de la noticia del “terrateniente”:

    Pedro J. Ramírez admitiendo en su Twitter que publican opiniones camufladas como noticia. Chúpate esa.

  • La estulticia. De los periodistas, de los directores, de nosotros, como audiencia. Supongo que debe haber un millón de razones para que los algunos periodistas parezcan cazurros que no saben hacer su trabajo. Y otro tanto más que explique que sus directores se pasen por el forro la ética periodística y la deontología profesional. Pero ¿y las nuestras? ¿Qué razones tenemos para seguir comprando, compartiendo, manteniendo, como audiencia, esos medios de comunicación? ¿Qué razones pueden justificar que sigamos siendo lectores y oyentes de los medios que nos mienten con la clara intención de manipularnos?

A veces pienso que tenemos los medios que nos merecemos.

Anuncios

5 pensamientos en “El periodismo ha muerto

  1. Coincido con la prisa q les supera (quien lo hubiera dicho en otro tiempo); suscribo lo de la impunidad, esos grandes gurús de la comunicación o se hacen mayores o han perdido por el camino los valores profesionales y lo de la estulticia (que palabro más mono) es algo que nos deberíamos sacudir todos de encima o mal vamos. Pero lo que es morir, espero que no haya muerto. Más bien me gustaría creer que sufre una regresión que le hará regenerarse por dentro. J’espère…

  2. La historia de Ladislao Martínez me ha dejado sin habla. Hay muchas más historias así, y lo peor es que a cualquiera de nosotras nos puede tocar esta rifa el día menos pensado, todas las personas estamos expuestas a esta práctica inmoral. Desde este punto de vista estoy de acuerdo contigo, Pérez, el periodismo ha muerto. Los periódicos ya no son medios de información sino instrumentos de agresión al servicio de la mala política. Quiero pensar que existen excepciones, medios independientes (radios de barrio y páginas de internet quizá), que son depositarios de prácticas informativas éticas. Quiero pensarlo, pero ya sabéis que “me di de baja” de los medios de comunicación hace tiempo, entre otras razones por estas mismas que esgrime Pérez, la peor de las cuales, desde mi punto de vista, es la impunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s