Pégame más, que me gusta…

La entrada de hoy es pura prosa. Dejo las formas poéticas para otra jornada.

Diario Levante, 16 de enero de 2012: vídeo sobre la subida de los impuestos a los ciudadanos prevista para 2012, más de 700 euros anuales por cada contribuyente. Varias personas opinan en la calle, pillados por la cámara en el tránsito a sus quehaceres. Entra, observa, escucha. Y después vuelve, que seguiremos hablando: vídeo Levante.

¿Ya viste…? ¿Qué te pareció? A mí me parece inmaculada la unidad de discurso y pensamiento, de una homogeneidad minuciosa, pulcra, ideas únicas perfectamente hilvanadas, armoniosas, atrezadas incluso, y con ese toque exquisito de sonrisa amarga, esa mueca de resignación tan española. También pienso que debe haber una explicación a esta increíble coincidencia y se me ocurren tres posibilidades:

1. Las personas entrevistadas se encuentran ideológicamente intimidadas por la presencia de la cámara y dicen aquello que el poder quiere oír. El origen es el miedo traducido aquí en autocensura, sumisión, acatamiento. Es el resultado de una comunidad que perdió el contacto con la política y con ello la conciencia de la autoridad que el sistema democrático, por su naturaleza participativa, otorga a cada ciudadano.

2. El editor ha suprimido otras opiniones distintas a las que se muestran, u otras respuestas de los mismos entrevistados que se dijeron de otro modo o en otro tono. En este caso la cuestión es la manipulación de la información para construir discursos al servicio del poder, una práctica habitual de los medios de comunicación especialmente desde que la concentración de las empresas mediáticas evolucionó hacia grandes grupos económicos que cotizan en bolsa.

3. Todos los que hablan son votantes del PP y con sus declaraciones manifiestan su confianza en el líder, le mandan un mensaje a Rita, a Fabra, a Rajoy: “ánimo machote, estamos contigo”.

No sé qué piensas tú, pero yo camino todos los días por las calles y no tengo en absoluto la impresión de que la “opinión pública” que se respira en el mundo real sea la que se muestra en el vídeo. A mí me parece que si en una encuesta callejera sobre la subida de impuestos no se escucha ni una sola protesta firme, ni una sola opinión disidente o distinta, alguna idea que contraste con aquello de apretarse el cinturón, alguna palabra que al menos cuestione la máxima de que somos los ciudadanos quienes debemos pagar el camelo de la crisis, es que algo falla en el emisor o en el mediador de la información. Es por esto que recomiendo a las personas que estimo que dejen de leer la prensa, de ver informativos de televisión o de escucharlos en la radio, porque todos los discursos que emanan de esos emisores son transformaciones perversas de una realidad compleja, capas y capas de significados históricos, políticos, económicos y sociales reducidas a un minuto de vídeo, una tarea que quizá podría abordarse desde la poesía, pero jamás desde la información.

Por todo ello, propongo desviar nuestra atención de esos focos por un tiempo y volver a la poesía. Yo también la prefiero a los textos prosaicos, como este.

Anuncios

5 pensamientos en “Pégame más, que me gusta…

  1. A mí me parece mosqueante lo del vídeo. Por lo que comentas sobre lo que ves y escuchas por la calle, me parece poco probable que sean los puntos 1 y 3. No sé por qué, pero me inclino por el 2, aunque sea el Levante. Es que parece una campaña propagandista, che.

  2. Tal como están las cosas yo también me he decantado por los textos prosaicos. Hace tiempo que paso de los medios, sobre todo los locales. Siempre creí en la objetividad, aunque llevara bastante carga de creencias personales, “objetividad subjetiva”, pero lo que es inadmisible es que estemos en manos de lobbys de presión, que se hacen pasar por grupos de comunicación. Con lo aleccionador que es la critíca.
    Hace unos años viví en México y allí algunas mujeres me decían “Me pega, porque me quiere” Y a mí me parecía un horror, porque lo era y lo es. Son diferentes niveles, claro está, una cosa es someter y otra es amordazar la libertad de expresión. Pero ambos son graves ¿entonces? Pues seguir denunciando, igual que ha hecho Mar i Vi, por cierto que muy bien.
    .

  3. Haceis q sean tan interesantes las entradas como los comentarios… desde luego, hace tiempo que ‘algo huele a podrido en Dinamarca’ y ya q no sirve para despertar las conciencias de muchos resignados, si q debiera servir para despejar sus pituitarias… y seguro q lo de las conciencias le seguiría por añadidura 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s