Facebook para todos

Las redes sociales han entrado en nuestras vidas con la fuerza de un ciclón. Como la pena, penita, pena, vaya.

Hay tantos tipos de usuarios como usuarios en sí, o sea, a día de hoy 800 millones en Facebook y 50 millones de activos en Twitter, por poner como ejemplo las dos redes más populares. Mucha gente. Mucha.

Entre otros, uno de los daños colaterales más graves es que todo el mundo puede tener un perfil en cualquiera de estas redes. No se hace examen ni nada y, claro, cualquiera puede tener una cuenta y decir sus cosas. Uf, 850 millones…

Entre tantos humanos pues… qué quieren que les diga… de todo hay*: graciosos, malhumorados, profesionales, exhibicionistas, tímidos, voyeurs, sabiondos, exaltados… De todos, a mí los que me fascinan, especialmente en Facebook, son los de “me la pela lo de las normas, yo hago aquí lo que me da la gana”, que es el nuevo “yo he venido aquí a hablar de mi libro”. Lo demás les importa tres cuarenta: nada de normas. “Esto es gratis ¿no? pues melofo cuando quiero”.

Es como si no tuvieran conciencia de que, si somos activos, Facebook es un reflejo de nosotros mismos. Es como si no se dieran cuenta de que lo que decimos, como en cualquier otro ámbito de la vida, forma la imagen que los demás tienen de nosotros. Y, en el caso de estas personas, esa imagen suele ser, invariablemente, de maleducados y prepotentes. Porque, ante cualquier recomendación o crítica, lejos de pararse a pensar si esa es la imagen que quieren proyectar, que puede que estén equivocados o que quizás deberían repensarse su actitud, se crecen, se reafirman en su “me la pela…”, sin darse cuenta de que van cavando su propia tumba digital. Y las tumbas dan grimilla.

Todos tenemos o hemos tenido uno de esos contactos, uno de esos de los que ocultamos sus publicaciones y limitamos al máximo sus intervenciones en nuestro espacio, porque no queremos exponernos a que se suliveyen con cualquier cosa y nos monten el numerito delante de los demás. Todos nos hemos sentido damnificados en algún momento por ese personaje del que nos molestan sus comentarios y que, aunque en la vida carnal vista de cuello blanco, en su hábitat digital es un auténtico hooligan. Y todos, o casi todos, nos hemos desecho de ellos antes o después, según nuestra paciencia y el amor que le tengamos. Nos alejamos de ellos.

Afortunadamente, Internet es tan grande que es bastante fácil poner bytes de por medio. No se corten, hagan el favor. Quítenselos de encima.

* Al parecer, ya hay de quién está estudiando los diferentes tipos de perfiles, aunque creo que se deja algunos.

Anuncios

17 pensamientos en “Facebook para todos

  1. y qué me dices de aquellos que aun se resisten a entrar? no te parece que se está generando un vacío de personalidad digital entre esos que siguen fuera, en el limbo analógico? porque esto ya no es cuestión de tener lo último en tecnología o mi smartphone es mejor que el tuyo, eso es una cuestión consumista tradicional que se puede trasladar a unos jeans o unas zapatillas… pero los que no están que van a hacer en el paso de uno o dos años ¿?

  2. Hay gente que no quiere entrar. Bueno, pues que no lo haga. Lo que no acabo de entender a menudo son las razones, con un simple “porque no quiero” sería suficiente pero no, se esfuerzan en dar un montón de razones que, a poco que sepas como funciona, es muy fácil rebatir. Es difícil aceptar que uno es resistente al cambio, supongo.

  3. Me encanta cómo escribes, tiparraca. Desde el cariño que te profeso. Lo de tiparraca, digo 😛
    Yo tardé bastante en crear mi perfil de Facebook, por desconocimiento más que por otra cosa. Los que aun se resisten acabarán cayendo: como cayeron en el uso del ordenador personal y del móvil, en la conexión a internet y en el whatsapp. Puede que quede aun quien no lo haga, pero coincido con Perefe en la idea del vacío.

    • Tú puedes decirme lo que quieras 😉
      No tengo claro que los resistentes acaben apuntándose y tampoco tengo claro que lleguen a tener algún día la idea del vacío… es que hay resistentes MUY resistentes.

  4. Ummm, Pérez no me suena a defensa de nuestra compi tu comentario, igual es q las bebidas espirituosas no casan bien con bisolvon! jajaja. Espero q estés mejor! un beso muy fuerte y gracias Sil por tu aportación!

  5. Disculpad mi silencio de varios días, pero el cambio de año ha impuesto un paroncito en mi actividad neuronal. Hoy vuelvo a estar ON, y tras leer de nuevo el texto de Maite y todos vuestros comentarios veo que no tengo escapatoria, debo responder. Conste que lo hago en nombre propio, y que no me siento para nada representante ni responsable de las ideas o actitudes de los demás ante las redes sociales. En mi caso, la resistencia a formar parte de estas redes tiene 3 causas; una económica, otra política y otra social.
    La económica creo que está clara; no acepto más pagos a las empresas telefónicas derivadas de mi actividad cibernética. Digamos que estoy en huelga de pagos extra, tales como el servicio de internet en el móvil, sin el cual puedo vivir perfectamente. Más bien al contrario, y dada mi precaria situación económica actual y próxima, mi tendencia es a suprimir gastos e incentivar el ahorro personal, especialmente frente a las grandes corporaciones chupa-todo.
    En segundo lugar, es una actitud política coherente con mi pública y profunda resistencia a formar parte de cualquier mayoría. Soy afín a las minorías, qué le vamos a hacer, desde que era pequeñita. Si casi todo el mundo está en FB, yo estaré fuera. Si casi todo el mundo vota XX, yo estaré fuera. Si casi todo el mundo va hacia allá, yo me quedaré aquí. Es una actitud de insumisión deliberada frente a la masa, y puedo asegurar que esta postura jamás ha ido en contra de mis intereses, objetivos o necesidades en la vida.
    Por último, hay también un motivo de orden social o sociológico, es algo que he comprobado en personas que tengo cerca y que utilizan constante y abusivamente las redes sociales 24 horas al día. Es el caso de muchas personas, en realidad, que la pertenencia y uso de las redes se ha convertido en una patología e incluso una adicción. Si viviéramos en una sociedad sana, inteligente, formada por personas independientes y críticas, entonces vamos con las redes y con lo que haga falta. Pero ya estamos bastante enfermos, ya venimos de varias décadas de descomposición, y en el contexto social que vivimos las redes no aportan lucidez sino insalubridad.
    Como siempre y como en todo, la culpa no es de la herramienta sino del uso que se haga de ella. (Aunque algo malsano hay en el diseño de una herramienta que sólo permite la superficialidad). Será porque no confío en la capacidad de esta sociedad para hacer un uso inteligente de las redes, pero sólo hay que darse una vuelta por esas redes para darse cuenta de que hay de todo, como dice Maite. Desde mi punto de vista, cualquier herramienta que tenga como una de sus capacidades el hacernos más enfermos, más dependientes, más superficiales, más lejanos unos de otros y más consumidores, es una herramienta que me niego a utilizar.
    Y en fin, que no quiero, no quiero usar las redes. Y en contra de lo que opina Maite creo que es importante explicar porqué, una y otra vez, en todos los foros posibles.

  6. La razón económica la entiendo perfectamente. De la política se me escapan algunos matices, como la resistencia a formar parte de una mayoría per se. Eso no me parece necesariamente malo en sí mismo. Aunque puedo llegar a entenderla también. Sobre la sociológica comparto parte del argumento aunque estoy radicalmente en contra de tu afirmación “algo malsano hay en el diseño de una herramienta que sólo permite la superficialidad” porque no es cierta. Permite mucho más, en qué punto se quede cada uno queda a la elección del usuario. Y hay muchos usuarios que no son superficiales.

    • Ay Pérez, yo adoro tu esperanza en la humanidad, me compensa, me positiva, me equilibra. La suerte que tengo es conocer personas como tú!!!! Pero date cuenta de que tu capacidad de profundizar en FB es una cualidad de la inteligencia que compartes con un grupo minoritario de personas. Aunque no compartas mi opinión sobre las mayorías, tú tampoco formas parte de la masa, mi querida Pérez. Tú eres un ser único, irrepetible, inigualable. Y yo te quiero así!

      • Buenoooooooooo que me encanta y cuanto comparto la opinión de Mar i Vi !!!
        Yo a “La Pérez” también la quirero tal cual y eso… que yo podría ser perfectamente uno de sus contactos “resistentes”.

  7. XDDDDP… no os puedo dejar solas y además tras haber alimentado la pelea con la más pérfida de las cizañas: ‘pues Mar i Vi dice…’ , ‘pues Pérez piensa que…’ jajajajaja Viva el debate y la farra! Cuando tenga un segundo retomaré un par de las cuestiones que argumenta Mar i Vi, pq solo te concedo la excusa económica, del resto discrepo! 😉

  8. Trago con todo aquello de índole económico, Mar i Vi… porque navego en la misma chalupa que tu 😦 … pero lo de abonarte a las minorías, lo de ir en contra de la masa, es algo con lo que yo comulgaba y abandoné. A todos nos seducía la idea de ser diferentes, pero me uní a la turba no como rendición a mis ideales sino como única salida y así descomponerla desde dentro (que malvado, no?). En cuanto a la cuestión sociológica, si bien es verdad que el mal uso aliena, más razón tenemos para hacer un esfuerzo y promulgar el sentido común. la razón principal es VIVIR, no contar que estás viviendo, porque pierdes la posibilidad de disfrutar el momento. Allá ellos!

    • Muy bien Perefe, descomponer desde dentro… no esperaba menos de ti!!! Te alabo el gusto y la valentía, porque yo no siempre la tengo. Y estoy de acuerdo total con esto de que la cuestión es vivir, un gran temazo para ampliar no ya en estas páginas, sino en esa celebración FACE TO FACE que tenemos pendiente y de la que no dices nada!!! Bandarra!!! No te hagas el loco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s