Leed, leed, malditos

Bonaventura y Violetas para Olivia. Sin tener nada que ver, son igual de recomendables.

Ya está aquí la Navidad y se me ocurren dos recomendaciones en materia de regalos: dos libros. Porque a Comunicación de Resistencia le apasiona la lectura y ya puestos a consumir, intentemos que esta noble acción en tiempos de crisis tenga un componente literario. Os ofrecemos dos alternativas para sumergirnos en dos tramas intensas. Ambas de ficción, pero muy aferradas a la historia de una ciudad, una y a la de una familia y su tiempo, la otra.

Una es Bonaventura, sangre, cólera, melancolía y flema de Carlos Aimeur, gran amigo y lo de grande en todas sus consecuencias. Ambientada en la Valencia de los Austria narra las vicisitudes del que se podría considerar el primer investigador y del que podría considerarse el primer asesino en serie autóctono. Bajo una apariencia real y siguiendo las crónicas del momento, Aimeur monta toda una ficción en la que se entremezcla novela histórica, novela negra, serie detectivesca, de misterio, intriga e incluso con retazos científicos.

Bonaventura es una novela que engancha, que atrae a los de casa (público valenciano) y a los de fuera porque nos presenta la Valencia que transita entre finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII; la Valencia convulsa que se debate entre los Austrias y los Borbones; la Valencia como núcleo central de mercados y comerciantes. En definitiva, la Valencia empírica frente a la racionalista, aunque en Bonaventura todo aparece mezclado, y de ahí el interés que suscita este libro, al proponer alianzas extrañas, igual que presenta como la vida nos ofrece extraños compañeros de viaje.

La otra novela es Violetas para Olivia o como prefería su autora, Julia Montejo, La herencia invisible. Una fantástica novela que despierta en todos los que la leen ‘la herencia invisible’ que heredamos cada uno de nuestras propias familias, la que se lleva en los genes, la que conforma nuestra personalidad, la que no desaparece aunque si lo hagan nuestros progenitores, porque queda impregnada en nosotros y en los espacios que habitamos. Como Violetas para Olivia, que nos presenta a toda una saga familiar a partir del regreso al hogar del último de sus miembros.

La historia de una mujer que se cree libre e independiente y que solo tendrá la oportunidad de conseguirlo sumergiéndose en su propio pasado.

Una novela intensa, con continuos saltos en el tiempo, muy bien entrelazada, con misterio, intrigas, con unos personajes duros y muy bien construidos… y es que Julia, al igual que Carlos, por méritos propios, son de los que merecen un hueco en nuestra alcoba, bueno en la mesilla de noche (je je), en nuestras librerías… y también en el día a día.

¡Feliz lectura!

Anuncios

5 pensamientos en “Leed, leed, malditos

  1. Pues no conocía ni los títulos ni los autores, así que gracias por las recomendaciones. Las tendré muy en cuenta de cara a este 2012 recién estrenado. Feliz año, por cierto 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s